Todavía no entiendo como esto no se le ocurrío a alguien antes. Lo cierto es que desde 2008 podemos (mejor dicho, las personas que vivan en las 45 ciudades que mencionaré abajo) disfrutar de Street Pianos, un piano totalmente gratuito, al servicio de la comunidad para que puedas liberarte y expresar todo ese arte que tenés adentro. 

 

HPIM0462.JPG

 

Este es el primer piano que se denominó “el piano de la calle” por la comunidad de Sheffield en Inglaterra. Casi de casualidad, un hombre tuvo que dejarlo en la vereda porque no lo podía subir por las escaleras de su nueva casa. Como ven en la foto, la gente lo empezó a usar y dejar sus partituras en él para el uso de todos. La suerte de este piano terminó en 2008 cuando decidieron sacarlo por los daños que había sufrido por el clima.

Justo en ese mismo año el artísta Luke Jerram creó Play me, I’m Yours, un proyecto que hoy esta presente en 45 ciudades (Adeleide, Austin, Boston, Cambridge, Cleveland , Ginebra, Hangzhou, Londres, Los Angeles, Malta, Monterey, Munich, Omaha, París, Perth, Praga, Salem, Salt Lake City, Stratford,y Toowoomba, entre otras).

El proyecto consiste en desparramar por las ciudades pianos que son generalmente intervenidos por artistas que los personalizan, para que estén a disposición de cualquiera que quiera tocarlos, en cualquier momento, durante el tiempo que vos quieras y con quien quieras. Imaginate uno en calle Florida, en Parque Centenario o en La Boca.

Rockomotora habló con Sally Reay una colaboradora del proyecto que nos contestó algunas preguntas. También obviamente la invitamos a que traigan el proyecto a Buenos Aires.

¿ Cuándo comenzó el primer proyecto de Street Pianos?

El primer proyecto fue llevado a cabo en Birmingham en UK en el 2008.

¿Cuándo y quien decidió crear “Play me, Im yours!”?

“Play me, Im yours!” es una obra de arte de Luke Jerram, que se presenta en diferentes ciudades del mundo desde el 2008 y es visto por mas de seis millones de personas. Mas de 1.300 pianos ya se instalaron en 45 ciudades del globo, desde Nueva York a Londres. Generalmente en parques públicos, estaciones de trenes, paradas de buses y mercados. Los pianos están para que cualquier persona pueda tocar y disfrutar. Muchos pianos fueron personalizados y decorados por artistas de cada ciudad. Invita al público a formar parte de su espacio natural y que pueda realizar actividades en él.

En palabras del creadorla idea de Play Me, I’m Yours surgió de cuando yo iba a la lavandería de mi barrio y veía siempre a las mismas personas todas las semanas y nadie nunca se hablaba. Derrepente me di cuenta que dentro de una ciudad, hay cientos de grupos de personas invisibles que se conocen pero que ni se hablan. Comunidades que conviven siempre en silencio. Instalar un piano dentro del espacio de una comunidad fue mi solución para el problema”.

Noticias sobre el proyecto se empezaron a expander por todo el mundo y gracias a ello el proyecto esta presente en muchísimas ciudades. Lo consideramos como el equivalente a Facebook pero en la música. Ayudamos a que la gente se exprese.

Los pianos también hicieron que se descubran buenos músicos y pianistas que no habían salido a la luz hasta entonces y les dio la oportunidad de poder mostrar sus habilidades en público. Inlcuso le dio la posibilidad a mucha gente que nunca había visto un piano en su vida a que pueda tocar uno de verdad.

¿El proyecto recibe apoyo politico y económico?

No estoy muy segura de si recibimos apoyo politico, pero sí trabajamos con diferentes organizaciones en cada ciudad que apoyan el proyecto y ayudan económicamente. También consiguen los permisos para ubicar cada piano en la ciudad. Generalmente son galerías de arte o museos los que ayudan.

 ¿Cómo y quién se encarga de mantener los pianos en buen estado y seguros?

Cada piano tiene una cobertura que lo protege en caso de lluvia y un voluntario local es el encargado de cubrirlo cuando sea necesario y también se encarga de reportar algún problema en caso de que haya uno. Los pianos son afinados con regularidad y también reparados si se necesita.

¿Hay antecedentes de algún problema que haya habido entre personas mientras tocaban un piano en la calle?

No, la gente suele ser amable en ese contexto. Ocasionalmente hay quejas sobre el ruido que puede llegar a molestar a algunos vecinos. Es por eso que tratamos de evitar zonas residenciales o de oficinas para no molestar. También tuvimos que cambiar la locación de algunos pianos por estos problemas.

¿Cuántas ciudades pueden disfrutar hoy de los pianos, y cuantas lo podrán hacer en un futuro cercano?

45 ciudades se adherieron al proyecto desde que comenzó en 2008. Esperamos que entre 8 y 12 ciudades presenten el proyecto para poder realizarlo el año próximo.

¿Conocés algo sobre Argentina, sobre nuestra música local? Si la respuesta es sí, ¿creés que es una buena ciudad para traer Street Pianos?

Escuche muy poco, y me encantaría que pueda llevarse a cabo allá. Solo necesitamos de alguna organización o museo que quiera y pueda reunir los fondos para que pueda ejecurtarse.

¿Puede alguien donar plata o pianos para expandir el proyecto?

¡Sí! Cada organización que se hace cargo en cada ciudad crean una línea disponible para donaciones tanto de dinero como de pianos. Por ejemplo en Australia, 36 personas donaron pianos viejos que ya no utilizaban para disponer de ellos en la ciudad.

¿Te gusta la idea de que haya pianos dispersados por la ciudad? ¿Te tomarías 15 minutos para tocar algo si te topas con uno en pleno centro?

Ya lo dijo Sally, que suceda en Buenos Aires, depende de nosotros.