En tiempos donde el vox populi predica que el rock está muerto, Ron Gallo aparece como una figura salvadora que, si bien no reniega de sus influencias clásicas, comprende el contexto actual y cree que la inteligencia es la salvación del rock.

 

Foto: New West Records Press – CJ Harvey

Who Are You? Point to it!

Ron es un personaje impredecible que suena fresco, sincero y salvaje y su música es suficiente para sacar de la caverna a aquellos que disfrutan el ABC de la canción rockera.  Stardust Birthday Party pide ser considerado como una entidad completa y no un rejunte de canciones, replanteando la idea de cómo debe hacerse un disco. Nada nuevo, estamos de acuerdo; pero mientras puede interpretarse que llego un poco tarde con esa idea, también puede sentirse como que lo hizo justo a tiempo.

All The Punks Are Domesticated

Con una sinceridad vocal propia de un joven Iggy Pop en el siglo XXI, Ron combina su espíritu garagero con otras influencias clásicas como los Rolling Stones de Let it Bleed o aquellos inicios psicodélicos de Frank Zappa.
El sonido es artesanal, sucio y con arreglos delicados, en un buen trabajo melódico que nunca pierde espíritu punk; y todo esto en un formato compacto donde apenas tres canciones superan los 3 minutos. Entonces, si bien los ingredientes son básicamente los mismos que hacen a una banda clásica de finales de los ’60, el álbum tiene un empaque artístico con espíritu de esta época.
El viaje es breve pero vertiginoso, donde pareciera haberse encontrado esa pequeña beta moderna que le venía faltando a cierto sector del punk: ser conciso.

Zappa, Osho y Zizek entran a un bar…

Su música es disfrutable por sí misma y de alguna manera exuda la inteligencia y lucidez de sus letras a través de la voz, la actitud y su simpleza compositiva. Pero si el oyente no sabe inglés, se pierde la mitad de la historia: y es una buena historia para contar.
El motivo por el cual Ron comienza a ser apodado como “el filósofo del punk”, es debido a hermosas similitudes con Frank Zappa, pero sin la perversión sexual. Sus letras vagan a través de reflexiones modernas sobre la alienación y el autodescubrimiento, siempre en tono satírico y bordeando lo absurdo, con un sentido del humor no apto todo público. Aquellos que emprendan ese viaje van a hacerse un festín con canciones como ‘YOU Are The Problem’ (“Si te despertás sintiéndote horrible/fijate la noche anterior/si no podés recordar quien más estaba ahí/buscá a ese que seguro sí estaba (…) porque diez de cada nueve veces/vos sos el problema”) o en ‘OM’, donde el personaje intenta meditar a pesar del caos que lo rodea hasta que es interrumpido por comentarios de su propia mente.

Foto: New West Records Press – Chiara D’Anzieri

¿Vale la pena?

Ron Gallo cubre prácticamente todos los aspectos que hacen a un gran artista y los imprime en su nuevo disco. Aunque Stardust Birthday Party pueda resultar irregular, también es pegadizo y deja con ganas de más, poniendo al oyente en la obligación de escucharlo otra vez. Con la inteligencia (poética y artística) como punta de lanza, este muchacho con base en Nashville comienza a construirse una discografía envidiable de la cual podemos ser testigos.
Puede gustarte o no, pero es la viva demostración de que el rock todavía tiene para hablarle a las nuevas generaciones sin pervertir su esencia. Solo había (o hay) que cambiar el enfoque.

Recomendados: Bridge Crossers, YOU are the Problem, I Wanna Die (Before I Die), It’s all gonna be Ok
Escuchá el álbum completo:

 

Mirá el videoclip de ‘Do You Love Your Company?’: