La presencia de las bengalas en recitales de rock tiene otra significado tras la tragedia de Cromañón, por lo tanto la pregunta que nos hacemos en estos tipos de recitales tiende a repetirse en reiteradas oportunidades. Y este caso no va a ser la excepción.

Fuente de foto: Minuto Uno.

¿Por qué siguen tirando bengalas en los recitales?

Con la muerte de Miguel Ramírez a raíz de una bengala lanzada en un recital de La Renga –Autódromo de La Plata, 2011-, volvió a instalarse el debate en los medios sobre la seguridad y el rock, cuestión asentada a partir de la Tragedia de Cromañón en 2004. Como no podría ser de otra manera, trataron el tema sin información real y fundamentada, en base a prejuicios sociales y metiendo a todo el público rockero dentro de la misma bolsa, como si este fuese una masa homogénea que va a los conciertos a ver quién se muere de la forma más estúpida.

Nuestra escena rock actual se ve afectada por esta arbitrariedad mediática, esposada por la ignorancia de un sector mínimo de este público, lo que da a pensar en el poco (o casi nulo) impacto que las campañas de concientización, acerca del uso de la pirotecnia en los recitales, tienen sobre el público asistente. En 2011, el productor de espectáculos cordobés, José Palazzo, se manifestó a favor de sancionar una ley que penalice severamente a quien intente ingresar fuegos artificiales en un show. Pero nunca, hasta la fecha, hubo un real apoyo de las autoridades estatales para poner fin de una vez por todas a esta problemática.
Los incidentes con bengalas volvieron a repetirse en 2014 en el estadio de Ferro, cuando una persona encendió un tres tiros durante el recital de la banda española Ska-p, sin dejar heridos solo por fortuna. Sin ir más lejos, este mismo año se pudo apreciar, en un video -que el propio Mick Jagger subió a su cuenta de Facebook- de uno de los shows de Los Rolling Stones en La Plata, a una persona con una candela encendida en medio del espectáculo (ver video acá).

El pasado 12 de marzo, durante el recital de Carlos “El Indio” Solari en Tandil, quien les escribe tuvo que interpelar a los golpes a dos sujetos (en ocasiones distintas) para frenar su intento por prender bengalas. Al primero se le empezó a gritar para evitarlo, aunque finalmente fue la misma gente la que le quito la bengala antes de que fuese encendida. Ya llegando al final del recital, en la parte del mítico “pogo más grande del mundo”, otra persona que se encontraba a escasos metros de mí encendió una candela. Afortunadamente la reacción de la gente que se encontraba alrededor fue inmediata y, previo forcejeo, se le pudo sustraer el peligroso artefacto.

La opinión del público está dividida. Muchos dicen que estos actos de negligencia solamente suceden en el ámbito del rock “chabón” o barrial, arremetiendo que en otros ambientes, como la del heavy metal o el punk, esto nunca pasa. Para refutar esto podemos citar una entrevista hecha a Walter Giardino (guitarrista de Rata Blanca), realizada por el diario Perfil en 2011, en donde aclara que en más de una ocasión tuvieron que parar shows porque gente del público estaba encendiendo bengalas, lo que nos deja la pauta de que este mal aqueja diferentes géneros dentro del rock argentino.

Entonces desde ROCKOMOTORA nos preguntamos: ¿por qué siguen tirando bengalas en los recitales? ¿Acaso no alcanza con los 293 muertos en Cromañón y todas las víctimas de la desidia y abandono de quienes deberían garantizarnos seguridad en los shows?