Una entrevista con Fantastic Negrito poco antes de llegar a nuestro país y un pequeño repaso por su increíble vida

Please Don’t Be Dead (2018) fue Disco del Año para Rockomotora y tenemos suerte de que Fantastic Negrito venga a presentarse a nuestros pagos. Pero, con todo el derecho del mundo, podrías preguntarte: ¿quién carajo es este tipo?

Ademas de ser un músico increíble, el único motivo por el cual la vida de Fantastic Negrito no fue documentada es porque a Hollywood le gusta hacerse el boludo con las buenas historias. Pero esto no debería seguir así por mucho tiempo: después de ganar su segundo Grammy consecutivo a mejor disco, parece que el éxito finalmente le sonríe, y no es poca cosa considerando todo lo que le pasó.

Dale play al discazo mientras leés

– Ep. I: Escape de Los Ángeles

Xavier Dphrepaulezz, quien aún no había adoptado su alias actual, era el octavo de catorce hermanos, y el único que decidió escapar de su hogar. No le faltaban motivos: su padre era un somalí profundamente religioso que no temía ejercer las peores interpretaciones de la ortodoxia musulmana. La oportunidad para huir llegó con la mudanza familiar a Oakland, en la bahía de San Francisco, y no volvería a ver nunca más a su padre, quien fallecería 2 años después de su escape. Ahora, con sólo 12 años, vivía alternadamente en la calle y hogares para niños.

Esta vida callejera lo terminó empujando a robar para sobrevivir, para eventualmente dedicarse al tráfico de drogas. Xavier portaba armas, amenazaba con ellas y algún día le sostendrían una 9mm un buen rato en la sien. Como en su entorno se escuchaba hip-hop y punk a toda hora, empezó a meterse de lleno en el mundo de la música
Pero no fue hasta los 18 años que empezaría a tocar, infiltrándose en la Universidad de Berkeley. Se disfrazaba de estudiante con la mejor ropa que pudiera conseguir, esperando el momento en el que el aula quedara completamente vacía para poder sentarse al piano: su idea era seguir los pasos de Prince y convertirse en autodidacta.

El tiempo pasó, Xavier grabó un demo y logró que llegara a las manos de Joe Ruffalo, justamente representante de Prince. Joe quedó impresionado y decidió invertir en él, dándole un estipendio y un departamento donde vivir. De esta manera, Xavier pudo audicionar tranquilo hasta conseguir un contrato con el aclamado sello Interscope, con el que editaría su álbum debut The X-Factor en 1996, que tenía mucho de Prince y poco de la música que haría posteriormente.

El “irreconocible” Xavier haciendo el corte de difusión de su álbum debut. Todavía faltaba un largo camino para que se transformara en Fantastic Negrito.

– Ep. II: 28 días después

A pesar de una carrera más que prometedora, lo que Xavier entendía (o comenzaba a entender) de creatividad artística, no lo hacía en el lenguaje de los negocios. Esto generó inconvenientes con la discográfica, con la que veía que aun teloneando figuras como De La Soul, The Fugees y Arrested Development, no ganaba tracción ni popularidad. Para contrarrestar eso, Xavier tuvo la idea de organizar fiestas clandestinas en distintos clubes que, efectivamente, lo hicieron más popular en el ambiente, pero solían terminar con la policía desalojando el lugar. Mientras que Interscope lo despedía progresivamente, él empezó a enfermarse del estilo de vida frívolo a-la-Hollywood, lo que, junto con una frustración en aumento, desembocó en un bloqueo creativo y emocional. Al rehusarse a vender su imagen y estilo para tener más ventas, renunció.

Si efectivamente esto fuera el film biográfico de Fantastic Negrito, cualquiera pensaría que este es el conflicto final, el momento crítico. Pero no. Poco tiempo después de su renuncia, Xavier tuvo un accidente en auto que lo dejó en coma durante dos semanas. Y eso no fue lo peor.
El accidente lo dejó casi parapléjico, acarreando meses y meses de intensa rehabilitación física y reemplazo de huesos por prótesis. Y eso tampoco fue lo peor.
El daño en sus manos resultó más grave de lo supuesto inicialmente y, después de ver un progreso muy escueto en su rehabilitación, el veredicto de los médicos fue rotundo: “no podrá volver a tocar música”. A la mierda todo, entonces.

Después de aquella terrible experiencia donde –en sus propias palabras- no podía ni limpiarse el culo, volvió a Oakland, puso una granja y se dedicó a cultivar y vender marihuana. Xavier vivió toda esta secuencia como un renacimiento y una segunda oportunidad: es aquí el punto donde comenzó a definirse a sí mismo como un narcisista reformado que dejó atrás una vida de arrogancia. Luego formó una familia y decidió que el mundo de la música no era para él.

El accidente de Xavier que lo deja en coma y prácticamente parapléjico. La foto de la derecha se convertiría en la tapa de su segundo disco, ‘Please Don’t Be Dead’

– Ep. III: Fantastic Negrito Begins

Un día, su hijo no podía dormirse. Entonces Xavier tomó una guitarra que estaba tirada detrás del sofá (el único instrumento del cual no se había deshecho) y tocó algunas canciones de los Beatles, para calmarlo. Contra todo pronóstico médico, pudo hacerlo. Y por supuesto, su hijo pedía más y más.

Esta sorpresa, junto con su nueva perspectiva de vida, lo llevaron a reencontrarse con el yo musical que había reprimido a causa de la frustración. Así, retomó la actividad tocando en galerías de arte hasta que Malcolm Spellman de Blackball Universe (sello para el cual Xavier colaboraba esporádicamente) le dio el puntapié definitivo para que retome su carrera artística.

Pero como Xavier se sentía renacido, supo que el enfoque no podía ser el mismo que antaño. Ahora se transformaría en Fantastic Negrito, apoyando su música en leyendas negras de blues para darle una nueva perspectiva a su legado. Luego de un arrollador éxito en Tiny Desk Concerts, su carrera empezó a escalar. The last days of Oakland (2016) resultó una bomba y se ganó el apoyo de la industria (ganó un Grammy y se volvió telonero de la última gira europea solista de Chris Cornell), pero esta vez fue él quien impuso las reglas artísticas, ejecutando la música negra como quizás nadie lo haya hecho hasta ahora. Dos años después, editó Please Don’t Be Dead para consolidar su estilo y demostrar que el renacimiento fue pleno y no un coqueteo artístico.

Su show en Tiny Desk Concert lo termina de consagrar en la opinión pública.

– Ep. IV: En vivo

Si haber escuchado sus discos no te terminó de volar la cabeza, te contamos que los shows de Fantastic Negrito son famosos por su energía incansable, como si cada uno de ellos fuera el último de su vida. Tuvimos la chance de hablar con Xavier, quien estaba con la agenda muy ocupada, pero que prometió hablar en profundidad cuando nos encontremos en persona.

¿Te parece que hablemos de lo que van a ser tus primeros shows en Argentina?

Xavier: ¡Ok, hagámoslo!

¿Te ponés en el lugar del espectador a la hora de armar un show?

X: Creo que, como espectador, el show es acerca del aspecto espiritual que el aspecto musical. ¿se entiende? Cuando un artista deja todo en el escenario y se conecta a un mayor nivel con la audiencia, es lo que hace a los mejores shows. No siempre estoy preocupado por la “musicalidad”, pero si por el aspecto espiritual de la música.
Siempre quiero ser lo más auténtico posible y asegurarme que amo la música y el show que estoy dando. Porque si lo amo y estoy cómodo, entonces puedo dar lo mejor de mí. Nada de fake shit.

¿Y a la hora de armar una lista de canciones? No debe ser lo mismo cuando te presentás en una audiencia que no tiene inglés como primer lenguaje…

X: La verdad, no siempre sigo las listas que armo. O sea, armamos una lista, pero como nos alimentamos del feedback del público, la interacción y su energía. Entonces muchas veces nos desviamos y cambiamos los planes en el momento. Mantengo la mente abierta en el escenario, me gusta ser orgánico.

¿Va a ser un show eléctrico o acústico?

X: Definitivamente más eléctrico, pero no van a faltar momentos acústicos porque me gusta mezclarlos.

¿Tenés alguna expectativa con la visita a nuestro país?

X: Escuché grandes elogios a la comida y el vino argentino (risas), como también de sus fanáticos. Pero una cosa que intento en la vida es no armarme expectativas: simplemente estoy feliz de poder ir y agradecido de que haya gente interesada en lo que hago.

Fantastic Negrito se presentará el 21 de Marzo en La Trastienda Samsung (Buenos Aires) y el 23 en Club Paraguay (Córdoba).