En este momento, Mendoza es el foco de atención para la prensa en términos de bandas nuevas o "nueva escena". Esto es gracias a artistas como Usted Señálemelo, Luca Bocci (involucrados en la producción del álbum que nos convoca), Las Luces Primeras o, en este caso, Perras On The Beach. En su nuevo y segundo disco, la banda sube la apuesta sin perder su esencia para solidificar un imponente crecimiento.

Foto: Camila Rodriguez

¿Alguien quiere pensar en los niños?

Todo lo que se diga y haya dicho debe tener en cuenta -sin excepción- que la banda editó su primer disco como un grupo sub-20 y que apenas rodean esa edad en Flow de Cuyo. Si quitamos esa variable del medio, la historia se pone turbia: no podemos pedirles lo mismo que a artistas con 20 años de experiencia en el ámbito y menos tratarlos de la misma manera. En especial, considerando el astronómico ascenso que han tenido en tan poco tiempo y que nadie ni nada te prepara para ser una estrella -y poco te protege en el proceso. Por lo tanto, y con los tristes antecedentes que tenemos al respecto, la sinceridad y el juego (que, como dice Freud, es algo muy serio) son las características musicales que deben primar ante y por sobre todo en la banda. Ese es el camino a explotar: dentro de diez años podemos estar viendo estos discos con otra perspectiva, porque está claro que Perras on The Beach llegó para quedarse.

 

Futuro

Mientras que su primer disco Chupalapija (2016) podía calificarse simplemente como una pendejada, Flow de Cuyo exige ser tomado en serio. El principal indicador es el instrumental, el cual, si bien sigue sonando a guitarra criolla barata con chorus y representa el espíritu lo-fi del indie, presenta nuevos arreglos e instrumentaciones que parecen ser puestos a servicio de un clima en lugar de representar una actitud (aparentemente) desinteresada.
Mientras los arreglos de guitarra remiten a la generación de Mac de Marco, la banda atraviesa momentos de la psicodelia oscura de Sumo (ese saxofón le pone el sello) para combinarla con hip-hop, siempre bajo la tutela de una voz que refleja la rotura del Pity, cortesía de su líder Simon Poxyran. Si bien las melodías no abundan, los pasajes juegan a ser el soundtrack de un cuarto mal iluminado con humo, escena mala onda y buena onda a la vez. Todavía falta un poco para que suenen a ellos mismos, pero están muy cerca.

 

En mi vecindario todo esto es cierto

Con una combinación de somnolencia y frontalidad, Perras ejerce poesía anti-yuta desde una postura de felicidad callejera. Abusando un poco de la personalidad rota, no deja de tener pinceladas de genialidad y simpleza. Desde la habilidad de lectura del mundo que lo rodea con frases como “Si tenés ganas de apender, Ey / No vayas a la escuela porque no hay internet” en ‘Pesadilla’ (último track y punto más alto del disco), hasta la bardeada con nivel en ‘SanGucci’, que cierra con “Quieren ser todos chulos de Miami / Pero ven el patrullero y se van a llorar con mami”.
La simpleza es la clave de la banda: nada de sofisticaciones líricas o instrumentales, sino un grupo de amigos con habilidad para retratar su entorno en forma de canción. Esto también hace que el disco sea muy parejo y que sus canciones sean confundibles entre sí, y es ahí donde el durar 40 minutos lo vuelve una característica indispensable.

 

Mercado de Pases

En 2017 Ignacio Laspada y Fabricio Foresto se integraron como miembros oficiales a la banda en guitarra y batería respectivamente, mientras que los raperos Wos y ENDLRG figuran como invitados, colaborando y sazonando el álbum justo con lo que necesitaba. A veces la astucia de la autoproducción está en saber qué incorporaciones suman, independientemente de la marquesina.

Foto: Camila Rodriguez

¿Vale la pena?

Si Perras fuera una banda canadiense, serían sensación mundial -y cada vez que visitaran nuestro país llenarían el auditorio de turno. Pero cantan en español y sus letras claramente incomodan a un sector de oyentes, probablemente por el seductor doble filo de la frontalidad. Ahora que demuestran que la cosa va en serio, le agregan picante al indie jugando con las reglas de su desgano psicodélico.
Siempre al borde de pomelearla, Perras tiene todo por delante y justamente debe ser por eso que se están llevando puesta a toda una escena. A no perderlos de vista.

Recomendados: Pesadilla, Futuro, Municipalidá
Escuchá el disco entero:

A falta de video clip o testimonio oficial en vivo (por ahora), el álbum está entero en Youtube: