¿Que está pasando con el rock en Brasil? Muchas cosas, entre ellas, Trem Fantasma.
Gracias (Obrigado) a Pedro Castelucci por la colaboración en la traducción

Este año editaron su nuevo disco “Lapso” y hablamos de él. Aquí, el diálogo que tuvimos con Rayman Juk, bajista, cantante y compositor de la banda quien nos comenta, fuera de la entrevista, que Pescado Rabioso y Sui Generis han sido grandes influencias para él así como el Aeroblus de Pappo, y de alguna manera muestra que la distancia que tenemos con la cultura rockera de Brasil es mayor a la que tienen ellos con la de Argentina.

Uno de los primeros datos que pueden llamar la atención del lector es que el disco fue mezclado y masterizado nada más ni nada menos que por Rob Grant, quien, entre otras bandas, se encarga del sonido en Tame Impala, buena referencia para trazar paralelismos musicales.

RJ – Él [Rob] empujó la música hacia adelante. ¡La masterización le dio el look que nuestro sonido necesitaba! Rob Grant tiene mucho que ver con la música que nos gusta. Y gracias a él, el sonido es caliente, pesado e intenso.

– ¿Cuál es el sonido que buscan?
RJ- Desde que comenzamos con el proyecto nos preocupamos por crear un sonido auténtico y sincero, que gustara y quisiéramos escuchar. De esa manera, nunca nos preocupamos por si la música resultaba “demasiado rara” o “fusionada”.  Todo es real y honesto. Siempre nos gustó el rock psicodélico por ser libre, abstracto y representar la expansión de conciencia a través del sonido. Siempre quisimos que nuestra música haga que la gente piense y sienta algo al escucharla, despertar alguna emoción o recuerdo. Tiene que ver con algunas de nuestras influencias… son fácilmente perceptibles, comenzando por el nombre de la banda: “Trem Fantasma” es el nombre de una canción de Os Mutantes, nuestra guía más grande.


El sonido de Trem Fantasma es psicodélico y oscuro, con entramados melódicos profundos pero conservando la frescura de la sinceridad: un equilibrio muy complicado. Además, el peso poético de las letras pinta paisajes de matices grises, bien representados por el arte de tapa. Lapso es una extracción profunda del mundo de los sentimientos.

RJ- Creo que Lapso habla más que nada acerca de las ausencias, el espacio, el vacío…  En todo su sentido: desde las letras hasta las construcciones armónicas. Realmente tuvimos un lapso de espacio-tiempo en la banda. Estuvimos varios años sin componer debido a viajes de los miembros fuera del país, poco después de lanzar el single/clip “Nunca se Sabe” (cuatro años atrás). De alguna manera, siempre estábamos separados: ¡cada vez que uno volvía, otro tenía que irse! Como somos muy amigos, esta separación provocó distancias e incertidumbre, y tomamos esos sentimientos que nos atravesaban como grupo y lo mezclamos con nuestras experiencias y percepciones para dar unidad conceptual al álbum.

– Una de las cosas más llamativas es que cada canción tiene su propio diseño artístico, y todas parecen tener este tono oscuro.
RJ – Para el arte visual llamamos a un gran amigo diseñador y músico: Pietro Domiciano. Él se sumergió profundamente en el álbum y habló con nosotros acerca del concepto: qué querían decir las letras, cómo fue el proceso y todas esas cosas. Fue suya la idea de tener un dibujo por canción, intentando representar esta maduración y el proceso que implicó, capturando el concepto de ausencia que proponen.


Lapso no se caracteriza por convencionalismos. La banda podría haber sido una más del montón, pero es gracias a su valentía en términos rítmicos, sorpresas sonoras y arriesgados solos de guitarra que se destaca fácilmente del resto.

– Hay una diferencia musical notoria entre el clip “Nunca se Sabe” y todo Lapso. ¿El cambio de formación trío a cuarteto influyó en algo?
RJ – Sí, pudimos expandir nuestro universo musical, explorar más los arreglos instrumentales y armonizaciones vocales (ahora había más espacio para teclados y guitarra). Siempre nos hemos tomado libertades en términos de influencias, así que nos dio vía libre  para agregar características de Bossa Nova o Jazz en medio de las canciones, así como líneas rítmicas inesperadas.

– Me llama la atención que dos de las mejores canciones del disco están inspiradas en letras de Paulo Leminski [poeta y escritor fuertemente vinculado con el movimiento de música popular brasilera de los años ’70].
RJ – Leminski es una gran influencia para nosotros. Amo sus libros y trato de leer todo lo que encuentro. Hace poco fue lanzado “Toda Poesia”, una compilación de él. Estuve leyéndolo durante la pre-producción de Lapso, buscando inspiración. “Lua Alta” tiene una base armónica que improvisamos durante los ensayos y luego compuse la melodía en casa -increíblemente, la poesia de Leminski cuadró perfectamente, así que lo complementé con material propio. “O Silêncio e o estrondo” dice: “No centro eu encontro, entre meu silêncio e o estrondo” [Me encuentro en el centro/entre mi silencio y el ruido], lo adapte un poco y desarrollé las letras a partir de eso; pero toda la canción trata del antagonismo entre “El silencio y El trueno”, musical y poéticamente.


Desde aquí nos da la impresión que la escena de rock en Brasil está pasando un buen momento, ¿cómo lo ven ustedes desde adentro?
RJ – Creo que últimamente se ha fortalecido. Las bandas se están uniendo más, intercambiando experiencias, ideas e historias de vida. Creo que esto es en parte gracias a Internet, que nos ayuda a conectar con gente que está lejos: Brasil es un país inmenso. Incluso dentro del “rock brasilero” tenemos muchas influencias y ramas que dependen de las particularidades de cada región, así que estamos contentos de poder conectarnos con bandas, sellos, gente y colectivos artísticos de norte a sur de la nación.
Hay bandas sensacionales que están haciendo la diferencia. Incluso, tenemos una gran escena aquí en Curitiba (de la cual estamos orgullosos). Nos gustaría expandirnos a otras naciones en Latinoamérica porque hay muchas buenas bandas dando vuelta –y creo que esta integración entre conjuntos va a mejorar con el tiempo. Creo que hay un gran futuro artístico por delante.

– ¿Así que no se descarta la posibilidad de verlos en nuestro país?
– ¡
Nos encantaría, sería sensacional! Sabemos de la gran cultura de rock que tienen y que hay un público que realmente valora la música. Como ya había comentado antes, lo tenemos presente gracias a bandas como Sui o Pescado. El año que viene va a estar dedicado al lanzamiento de Lapso y vamos a hacer gira por Rio Grande do Sul. Quién sabe, ¡quizás podamos expandirnos hasta Argentina!