Durante la madrugada del sábado un incendio acabó con la vida de -al menos- nueve personas en una rave, en la ciudad de Oakland, Estados Unidos.

Porque la negligencia no es únicamente de estas latitudes, la música vuelve a tener pérdidas durante un espectáculo musical. El hecho sucedio durante una rave, en un galpón reciclado de la ciudad de Oakland. Aparentemente, el mismo no cumplía con las normas mínimas de seguridad para realizar el show -las puertas de emergencia no estaban liberadas, las escaleras eran de palets del madera, no tenían sistemas de asperción ni funcionaban correctamente las alarmas contra incendio.

Aún no se sabe con concerteza la cantidad de víctimas, pero se estima que de 100 personas que se encontraban en el establecimiento, al menos 40 habrían perdido la vida. Al momento, solo se confirmó el fallecimiento de 9 personas y más de 30 desaparecidas.

Desde ROCKOMOTORA sentimos en carne propia lo ocurrido, lamentamos que los controles y cuidados que se deberían tener con los seguidores de la música -en todas partes- sean tan corruptos.