Parece mentira, pero los juegos olímpicos fueron hace menos de seis meses. Entonces, aprovechándolos como excusa, entregaremos medallas en las distintas categorías a los álbumes que fueron reseñados a lo largo del 2016 en “El Disco de la Semana”.

-Si querés escuchar o saber más del disco en cuestión, solo tenés que hacer click sobre el título-

*Reglas: solo competirán aquellos discos que hayan sido reseñados en la sección, cerrando la inscripción el 15 de Diciembre. Así que álbumes como “Blue & Lonesome” de los Rolling, si bien se lanzó en Diciembre, no entrará en competencia 2016 sino en 2017; lo mismo con algunos lanzamientos de gran repercusión multimediática que no entraron en la sección, como Hardwired… to Self-Destruct de Metallica o Pecado Capital de La Beriso.
¡A la ceremonia de premiación!

DISCO DEL AÑO
En contraste con un abúlico 2015, el 2016 tuvo grandes lanzamientos de alto perfil. Aquí, lo mejor del año que, por pura casualidad, se lanzó durante el primer semestre del año.

6
ORO: Jeff Beck – Loud Hailer:
Gran regreso del joven guitarrista de 72 años, equipado con sonidos modernos que oscilan entre el blues, el industrial y el hip-hop, siempre coronados por una pesada alquimia sonora. Un disco que no recibió la prensa merecida, tomando en cuenta que se trata de un artista que encontró la fuente de la juventud musical.
PLATA: Rival Sons – Hollow Bones:
La banda que teloneó a Black Sabbath a lo largo de su último tour pide a gritos que sea reconocida como una de las más importantes de su tiempo. Y en Hollow Bones prueba serlo, ya que además puede expandir su zona de confort sin nunca dejar de lado el verdadero espíritu del rock clásico.
BRONCE: Esperanza Spalding – Emily’s D+Evolution:
Gran combinación de jazz posmoderno, música “adulta” y pop-canción con guitarras rockeras de por medio. Un disco que desborda originalidad, producto de una artista que se ha consolidado en la escena con un estilo propio e inclasificable.

HALLAZGO DEL AÑO
Aquellos artistas que no sabías que existían (y si lo hacías, sos consciente de que tu vecino no) y que podes haberte cruzado casi por casualidad, pero que luego de escucharlos se volvieron parte de tu discografía favorita.

1
ORO:
Fantastic Negrito – The Last Days of Oakland:
Fantástica combinación de blues, hip-hop, góspel y otras black roots, en un disco moderno y pegadizo, con una interpretación vocal de otro mundo. Y para colmo, su líder Xavier resultó ser un fenómeno –como podés escuchar en la entrevista que le hicimos en Rockomotora.
PLATA: The Marcus King Band – The Marcus King Band:
Lo ecléctico se destaca en esta categoría, ya que la banda sorprende con una enorme combinación de estilos e influencias track por track, siempre guiados por el soul y una furiosa guitarra eléctrica. Un disco adictivo de una banda ajustadísima que incluye ex-miembros de los Allman Brothers.
DOBLE BRONCE: Trombone de Frutas – Chanti Alpisti // O Terno – Melhor do que Parece:
Para ser honestos, el verdadero hallazgo del año es todo lo que sucede actualmente en la escena de Brasil (como podés ver en estos artículos), por lo que al igual que en el judo olímpico decidimos otorgar doble bronce a los excelentes discos del país vecino que participaron de la sección de reseñas.
Por un lado, Trombone de Frutas editó uno de los discos conceptuales más originales del año, brindando una experiencia que incluye rock progresivo, folklore, buen gusto, climas y estribillos que nunca vuelven. Por el otro, O Terno encuentra una identidad propia en un pop de canciones maravillosas de la escuela beatle.
Ambas bandas combinan géneros con la música popular brasileira, dando a entender que no podríamos encontrar grupos de rock y pop con este sonido en otra parte del mundo.


FIASCO DEL AÑO

Aquellos discos que generaron expectativa en nuestros corazones, en los cuales depositamos nuestra esperanza y –a pesar de la prensa- no han dudado en decepcionarnos.

7
ORO: Red Hot Chili Peppers – The Getaway
El objetivo de capturar un nuevo público que el cosechado en antaño y la intención de renovarse constantemente, ha llevado a los peppers a una serie de desaciertos que incluyen, entre otros, dejar a Chad Smith de lado y apoyarse en un flojo desempeño de Anthony Kiedis como líder musical de una banda que parece haberse quedado sin picante a la hora de componer.
PLATA: The Strokes – Future Past Present EP:
Los Strokes sacaron un nuevo trabajo después de tres años ¡Qué bien!  El disco no posee energía en lo absoluto ¡Qué mal!
BRONCE: Los Fabulosos Cadillacs – La Salvación de Solo y Juan:
La reunión de Los Cadillacs (o al menos de dos de sus integrantes fundamentales) sumado al corte de difusión ‘La Tormenta’ entusiasmó a más de uno. Sin embargo, La salvación… resultó  un extendido de la carrera solista de Vicentico, con sólo dos o tres canciones para destacar en un disco soso.
CONTROVERSIAL: Radiohead – A Moon Shaped Pool:
Desde ROCKOMOTORA no creemos que el nuevo disco de Radiohead haya sido un fiasco -pero no por eso desoímos las voces de los fans (y no tan fans) que han quedado insatisfechos después de tanto suspenso y expectativa alegando que A Moon… se trató más de un capricho de Yorke que un trabajo de banda, volviéndose una placa que al parecer solo inspira amor u odio. Y es que la idea de una agrupación de absoluta vanguardia y renovación constante que se caracterizó por hacer música clásica con instrumentos de rock ahora incluya instrumentos clásicos para hacer algo más parecido a un soundtrack, sin duda generará controversias.

DISCO EN VIVO DEL AÑO
No todo es trabajo en estudio. Este año se han editado presentaciones en vivo que por distintas razones, merecen destacarse.
9
ORO: David Bowie + Nine Inch Nails – Live at Shoreline Amphitheatre 1995:
La edición de este bootleg, consecuencia de la muerte del duque blanco, deja testimonio en sonido cristalino de un gran desempeño de Bowie. Pero, como estrella principal, lo que da sentido a esta placa es la reunión en escenario de ambas agrupaciones que, con repertorio compartido, logran versionar mutuamente sus canciones, logrando joyas irrepetibles como la versión industrial de ‘The Man Who Sold the World’ o el inolvidable dueto de voces en ‘Hurt’.
PLATA: Radio Moscow – Live In California:
Una de las bandas con mejor performance en vivo en actividad. Muchas zapadas, poder y riffs por doquier en un disco adrenalínico que deja exhausto al oyente y lo salpica con transpiración.
BRONCE: The Beatles – Live at the Hollywood Bowl:
Un disco nuevo de los Beatles, con sonido perfecto y un (sospechoso) gran desempeño de los cuatro de Liverpool. Realmente no hay mucho más para agregar a una banda cuyas canciones hablan por sí solas y que, tanto tiempo después, siguen logrando ser el centro de atención.
DESCALIFICACIÓN: Red Hot Chili Peppers – Sweet Home San Diego:
Un show increíble de los Red Hot en tiempos de Dave Navarro que se ve arruinado por eventuales censuras a los insultos por parte de la transmisión oficial, propiciando ediciones de milisegundos o superposición de sonidos que arruinan los climas tan bien ejecutados por la banda en 1995. Bien por los peppers, tarjeta roja a los editores.

 

DESTACADO DEL AÑO:
¿Notaste que en la parte inferior de las reseñas siempre hacemos mención a las canciones destacadas del álbum para que las escuches?  Aquí las mejores del año, en una dificilísima categoría en la que solo incluiremos originales del 2016
ORO: Thundering Voices – Rival Sons:
Anacronismo absoluto donde la banda mantiene el espíritu de los ’70 (cortesía del baterista Michael Miley) y lo moderniza añadiendo ritmos foráneos. No sólo es pegadizo, sino que después del solo se vuelve irresistible, durando lo justo y necesario, ¿Qué más pedirle?

PLATA: Chocolate Drops – Iggy Pop
Si bien no fue corte de difusión, el tema derrocha sensualidad con gusto impecable, donde los cuatro músicos tienen oportunidad de desarrollar su talento. Una buena combinación del legado de la iguana y la nueva corriente liderada por las producciones de Homme.

BRONCE: Um Chagga Lagga – Pixies
Los Pixies habían vuelto, ya lo sabíamos: pero ahora no se trata de un conjunto de singles sino un álbum. Y si bien Head Carrier puede generar sensaciones contradictorias, esta canción asegura que aún tienen muchísimo para ofrecer siempre y cuando se lo propongan.

MENCIÓN HONORÍFICA: Riff Splat – Levin Minnemann Rudess
No queríamos dejar afuera esta dramática progresión rockera. Nunca será corte de difusión en ninguna radio, pero no deja de ser un delicioso despliegue de virtuosismo milimétrico y cortes de batería que sonrojarían a cualquier adicto al doble bombo del heavy metal. Disfrútenlo.

ARTE DE TAPA DEL AÑO
En tiempos de Spotify, blogs y sobreexposición de bandas de cualquier tipo, el arte visual de un disco juega más que nunca un papel importantísimo para sentirse atraído hacia él. Este labor, a veces menospreciado, merece su premiación aparte.

3

ORO: Stick Men – Prog Noir:
Gran juego de colores y diseño en una idea que mezcla lo clásico y elegante con lo oscuro y lo que sea que quieran decirnos con ese brillo. Hechizante.

4

PLATA: Gil Solá y Exiliados – Operación Retorno:
La foto que recrea el regreso de Perón a Argentina luego de su exilio anuncia la línea editorial del álbum en cuestión, marcando paralelamente el regreso discográfico de uno de los mejores bateristas de la historia del rock nacional. Elocuente y acertado.

1

BRONCE: Fantastic Negrito – The Last Days Of Oakland:
Por alguna extraña razón, este dibujo me anunció perfectamente lo que iba a escuchar en el álbum -y no temo admitir que fue el motivo por el cual decidí escucharlo. Calles, blues y groove en solo tres colores.

8
DESCALIFICACIÓN: Los Fabulosos Cadillacs – La Salvación de Solo y Juan:
Si es verdad que la tapa representa al contenido del disco, este es uno que no debería ser abierto. ¿En que estaban pensando?

COLABORACIÓN DEL AÑO
Muchos músicos han unido fuerzas entre sí para crear algo distinto a lo que harían por sí mismos. Aquí los destacados.

2
ORO: Iggy Pop + Josh Homme + Matt Helders + Dean Fertita – Post Pop Depression:
Un dream team absoluto; y aunque digan que el disco es de Iggy Pop, son los nombres de los cuatro integrantes los que aparecen en la portada. Una gran conjunción de superpoderes para elaborar canciones modernas y oscuras en lo que sin duda fue el éxito del año.
PLATA: Levin Minnemann Rudess (Tony Levin + Marco Minnemann + Jordan Rudess) – From the Law Offices of Levin Minnemann Rudess:
Músicos de primer nivel y trayectoria, acostumbrados a las colaboraciones -y con una creatividad descollante- ofrecen un entretenidísimo álbum instrumental de gran calidad dispuesto a sorprender a cualquier amante del virtuosismo, ya que siempre es ejecutado en nombre de la canción –que, como nos contó Tony Levin en su entrevista con Rockomotora, es triunfo de sus ideas musicales.
BRONCE: The Claypool Lennon Delirium (Les Claypool + Sean Lennon) – Monolith of Phobos: Un disco con muchos altibajos pero que deja algo en claro: las canciones que lo componen sólo podrían haber sido elaboradas combinando las disímiles habilidades de ambos músicos, lo que brinda una identidad interesante a las obras.

Toda premiación da pie a controversias. ¿Qué opinas de nuestro medallero? ¿Quién mereció una medalla diferente a la que recibió o quién se quedó afuera injustamente?