En el día de ayer, 2 de Diciembre,  falleció Bobby Keys. El mítico  saxofonista de los Rolling Stones, carecía de buena salud, poco tiempo atrás (en su paso por Australia con la gira “14 On Fire”) tuvo que abandonar los escenarios, ya que había sido diagnosticado de Cirrosis.

Keys participó de las grabaciones de algunos de los discos más icónicos de los Rolling Stones, entre ellos: “Leit It Bleed”, “Sticky Fingers” y “Exile On Main Street”.

Se recuerda el solo de la canción “Brown sugar” como su momento de estudio más famoso. Este, originalmente, iba a ser un solo de guitarra pero Mick Jagger el productor Jimmy Miller en un brote de espontaneidad decidieron darle el protagonico al saxofonista.