Recomponen una guitarra de Kurt Cobain para ser subastada.

Como era característico durante el auge de Nirvana, al final de los conciertos los músicos destruían los instrumentos que habían tocado.  Algunos de ellos sobrevivían y eran dados en donación, teniendo beneficiarios como Guillaume Enault, quien estuvo en el show de la banda liderada por Cobain en febrero de 1994, en la ciudad de Rennes, Francia. Este afortunado hombre recibió y recompuso un Fender Stratocaster blanca y negra, la cual será rematada en la casa de subastas Cooper Owen, a partir del 20 de mayo, con un piso de 48.500 dólares.

En palabras de James Jim Vincent, el técnico de guitarras de frontman: «Kurt tuvo cinco de estas Stratos blanco y negras para zurdos, especialmente preparadas por Fender para la zapada final y la destrucción. Eran baratas ya que tenían miedo de que rompiera alguna de las Mustangs más nuevas”.