Third Man Records, el sello discográfico de Jack White, abrirá una fábrica procesadora de vinilos.

Este será el próximo proyecto musical del artista de vanguardia. El lugar será Detroit, Estados Unidos, en el mismo barrio en el cual The White Stripes tocó por primera vez, y donde el mismo White fue a la secundaria. Este nuevo emprendimiento promete tener “maquinaria de prensado ecológicamente eficiente” logrando ser la primera en su tipo. Las instalaciones emplearán para el proceso de prensado “agua reciclada del sistema de aire acondicionado empleado en el proceso de curación del vinilo» y cada estación está «equipada con pantallas digitales táctiles para controlar la temperatura, la presión hidráulica y  la velocidad del extrusor». En fin, una equipación un kilo y dos pancitos.

imagen-vinilo

A máxima producción la instalación podrá prensar 5.000 discos cada 8 horas aproximadamente. Está preparada para otorgar cincuenta puestos de trabajo a la zona, lo que no es moco de pavo. Además, la planta no se dedicará exclusivamente a realizar los discos de  Third Man, todo lo contrario: pretende ser una salida para «las pequeñas imprentas, sellos, y artistas independientes que no tienen la posibilidad de prensar una reducida cantidad de discos en un tiempo razonable» .

Para celebrar la inauguración de la planta, una franquicia de la discográfica situada en Cass Corridor  será anfitriona de recitales en vivo, como así también venderá los discos recién prensados de la fábrica, entre ellos el disco homónimo debut de White Stripes y el LP De Stijl, ambos prensados en vinilo rojo. Además White promete «Algunas sorpresas extra» para el próximo mes.

Y este tipo es así. Es capaz de ser un músico de la hostia y al mismo tiempo un empresario comprometido con las necesidades de la gente, brindando puestos de trabajo de calidad en un sector geográfico económicamente periférico, dándole la oportunidad a artistas y pequeñas pymes del medio musical, como sellos discográficos e imprentas, para que puedan realizar sus producciones. Así que, Jack, te perdonamos que hace más de dos años -después de Lazzaretto, en 2014- no saques un disco.