Desde que se dio a conocer cuáles serán las agrupaciones nacionales que telonearán  a Aerosmith, a los Guns N’ Roses y a The Who en octubre, se desató una feroz polémica entre los seguidores. Los encargados serán Las Pastillas del Abuelo y La Beriso, respectivamente. ¿Qué pasó en el rock nacional para que las bandas del momento copen shows tan importantes aunque no compartan el estilo de los visitantes? Convengamos que el marketing de las discográficas y el posicionamiento de las bandas más populares infieren en esto, pero ¿qué pasa con el público que no tiene ganas de escucharlos?

En esta oportunidad, repasamos un par de casos que se tornaron bastante tediosos.

QUILMES ROCK 2007

Lo viví en carne propia, fue el domingo 15 de abril. Esa fecha tenía tres agrupaciones internacionales en el escenario con una fuerte expectativa: Evanescence, Velvet Revolver y Aerosmith. Sin embargo, las bandas nacionales que se convocaron, poco tenían que ver con el público allí presente. Si bien Los Ratones Paranoicos tuvieron aceptación, no pasó lo mismo con Turf. El público no solo los abucheó, escupió e insultó, sino que también les arrojaron objetos al escenario para que paren de tocar (y lo lograron). Joaquín Levinton la canchereó bastante hasta que no le dio más el cuero y se tuvo que ir. Su show no duró mucho a pesar de que le puso la mejor onda.

BLACK SABBATH 2006

En esta oportunidad, se esperaba que una banda nacional de renombre se presentara antes de la mítica y legendaria agrupación de metal. Sin embargo, los encargados de telonearlos fueron los Rival Sons; una muy buena banda californiana, pero ¿acaso los productores no consideran que tenemos suficiente talento pesado en el país? Las elecciones a veces parecen bastante desproporcionadas.

PAUL MC CARTNEY 2016

Si hablamos de artistas grosos, Paul está en el podio. Así y todo, cuando se presentó en Argentina, la agrupación que precedió su presentación estuvo a cargo de El Kuelgue… listo, ¡¡¡quedamos así!!!

GUNS N´ROSES 2016

El regreso de Slash y Duff a los Guns N’ Roses fue motivo de alegría para muchos fans, intensificada, además, porque el reencuentro se realizó en el estadio Monumental, el mismo lugar en el que la banda había dado su último recital en 1993.

Pero, además de que la venta de entradas fue un desastre, como ya te contamos acá, la cosa se puso un tanto caliente cuando la productora anunció que Airbag abriría el show. Por más que los nenes le metieron garra, fue una estafa más para sumar a la larga lista de irregularidades que sucedieron.

La lista es interminable, pero con estos ejemplos me parece que hay varios puntos para tener en cuenta ¿qué pasa con los grandes artistas nacionales? ¿No les dan lugar o se subieron al Pony?

Por otro lado ¿es importante y parte del show una banda telonera? ¿Representa una atracción para el público que consume música internacional? ¿Condiciona la convocatoria?

Lo cierto es que para asistir a espectáculos de tal magnitud, nos están cobrando fortuna como para encima tener que bancarnos la bandita del momento que se puso de moda y que poco y nada tienen que ver con nuestros gustos musicales. A fin de año un oleaje de artistas extranjeros pisaran suelo argentino, a las productoras les pedimos que por favor se pongan las pilas y ya que se llenan los bolsillos, además de ser diligentes, tengan la delicadeza de bregar por nuestra salud mental.