En enero de este año, el dólar para la venta cerró a $18,15. Con sólo siete meses de distancia, hoy se incrementa a casi $30. Con estas alzas, los seguidores de artistas internacionales están preocupados por los shows que se brindarán en el país, dado el aumento de los precios de las entradas y posibles cancelaciones, ya que los costos al cambio actualmente están muy lejos de los pactados a la hora de cerrar una negociación. ¿Cuánto aumentan los recitales en el transcurso de este año?

Lo que pasó

El primero en aterrizar fue Rod Stewart, con su gira In Concert, el 16 de febrero en GEBA. Los precios fueron desde $1000 a $3000 (digamos, un promedio de $2000). Lo siguió el inglés James Blunt, el 24 de febrero en el Luna Park con montos desde $700 a $2800. La divisa extranjera cerró con un promedio de $20.

En el mes de marzo y con la moneda verde estable, tuvimos las visitas de dos las bandas de rock más importantes de los últimos tiempos en un show en conjunto en el Estadio Vélez el miércoles 7: los Foo Fighters y Queen of the Stone Age. Las entradas costaban desde $ 1250 a $ 3200. El fin de semana del 16 y 17 se realizó el infame Lollapalooza, cuya tercera fecha fue cancelada por la productora DF Entertainment por no poder sostener el evento ante condiciones climáticas adversas. El festival contó con más de 50 artistas y sus precios fueron desde $1750 hasta $4990 (unos $3400, para establecer un promedio con fines prácticos). Algunas de las bandas extranjeras que se presentaron fueron los Chilli Peppers, The Killers, el rapero Chance The Rapper, los indie Spoon, el canadiense Mac DeMarco y Liam Gallagher. El 20 de marzo, el Campo de Polo recibió a Phil Collins. Los seguidores del cantante británico pagaron entre $1500 y $3800 para deleitarse con él. Para el feriado del 24 de marzo, miles de personas se movilizaron a la ciudad de las diagonales para disfrutar de Depeche Mode en el Estadio Único de La Plata. Los abonos se consiguieron a partir de $1250 y hasta $2800.

Abril nos dejó la finalmente llegada de Radiohead, quizá el show más esperado del año. El recital se realizó en el marco del festival Soundhearts el 14 de abril en Tecnópolis. Además, tocó Flying Lotus, Junun y Rocco Posca, y las entradas tuvieron un único precio a $2000. El dólar se mantuvo con el mismo valor. Hace tan sólo dos meses, el público metalero tuvo la visita de Ozzy Osbourne, que se presentó el 11 de mayo en el Estadio Obras al aire libre. Su precio rondó entre $1950 y $2500. Este mes, hubo un salto a $25 en la moneda estadounidense.

Lo que viene

La banda punk inglesa The Toy Dolls vuelve al país el 16 de agosto en Teatro Flores con precio general de $1000. Cirque Du Soleil con Sép7imo Día, el homenaje a Soda Stereo, tiene 14 shows repartidos entre finales de mes y los primeros días de septiembre. El lugar para brindar este espectáculo será el Luna Park y las entradas se pueden conseguir desde $900 hasta $3950. Mike Patton dará un recital en el Teatro Gran Rex el 6. Para los amantes de Faith No More, podrán ver a su líder a partir de $700 hasta $2800. A fin de mes, los casi ya nacionalizados de Nightwish festejan sus 20 años en el Estadio Malvinas Argentinas el 30. Los tickets arrancan desde $1000 a $1350.

En octubre llega Starsailor para tocar el 6 en Groove. La entrada general para ver a los británicos es de $1000. A la vez, la banda punk The Exploited se presentará el sábado 13, también en el boliche de Palermo pero a $600. Al Dorado World Tour que realiza Shakira (sí, sí, no hace falta aclarar, es solo para tener la referencia de los precios en otros rubros) el 25 en el Estadio Vélez Sarsfield se podrá asistir desde $1100 a $4000. El catalán Joan Manuel Serrat aterriza en una seguidilla de shows en el Gran Rex que abarcan del 19, 20, 21, 23, 30 de ese mes; y 2, 3, 6 y 7 de noviembre, con montos que oscilan de $800 a $2900.

En noviembre, llegará el 4 a Tecnópolis el festival Solid Rock de la mano de Judas Priest y Alice In Chains. Los abonos son de $1700 a $3000. Los viejos rockeros (y los jóvenes también) esperan, mientras tanto, a uno de los máximos exponentes que nos dio la historia: Roger Waters regresa una vez más y se subirá al escenario del Estadio Único de La Plata el martes 6 con un show ya agotado dentro del marco de la gira Us + Them. Es así que agregó una nueva fecha para el viernes 9. Para ver al ex Pink Floyd, las entradas se consiguen desde $1950 a $3600. Cabe recordar que la última vez que estuvo en Argentina fue en 2011 con su éxito de nueve recitales en River Plate con el máximo despliegue de The Wall. Lo siguen The Rasmus, el 9 también, en el Teatro Vorterix con la entrada general a $1300. El 10 y 11 se lo lleva el Personal Fest en el Club Ciudad de Buenos a partir de $1500 a $5000. En esta ocasión, traerán músicos como Robbie Williams, Zoé, Lorde, entre otros. Con el calor también llegará Morrissey el 7 de diciembre en DirecTV Arena desde $1550 hasta $3400.

Radiohead en Argentina / Foto: Cecilia Salas.

Rumores

Algunos de los artistas internacionales que no están confirmados de forma oficial y que en los medios se están mencionando son Noel Gallagher, Sting y Shaggy (estos viajarán a Chile por el tour de presentación del disco 44/876 que grabaron juntos) y los Arctic Monkeys, una de las bandas que se nombra a la hora de hablar del Lollapalooza del año que viene. El festival se realizará en el Hipódromo de San Isidro los días 29, 30 y 31 de marzo. Los primeros abonos para los tres días, agotados en minutos apenas salieron a la venta, se consiguieron desde los $2500. Actualmente se está ofreciendo la ‘Preventa 4’ a $5750.

Comparando precios, a principios de año costaba alrededor de $2000 ver a un artista internacional, mientras que en diciembre unos $2500, es decir, un 25% más. En cuanto a festivales, comparando el precio de la preventa 4 2018 ($4400) con la de 2019 (siempre sin contar el famoso “service charge”), el aumento es de un 30%.

Por otro lado, es cada vez más notoria la práctica de juntar más de una banda en el mismo evento para optimizar costos, dando como resultado una experiencia que queda a mitad de camino entre un show y un festival. ¿Estamos presenciando la muerte de los recitales individuales?