Uno de los últimos discos verdaderamente clásicos del rock es reeditado en un arbitrario aniversario de 31 años casi exactos, con sus canciones remasterizadas y algunos extras. Un Guns N' Roses revitalizado en el mercado apela a la nostalgia para seguir facturando, e intentaremos encontrarle el valor a la edición 2018 de Appetite For Destruction, que trae la friolera de 46 tracks jamás editados previamente.

Foto: Jack Lue/Michael Ochs Archives/Getty Images

¡La caja, la caja!

Por el módico precio de 1000 dólares (habiendo otras ediciones más baratas pero con menos contenido), se accede al box-set completo, repleto de fotos inéditas, el audio en digital, CD, vinilo y 5.1, con videoclips inéditos y una serie de extravagancias (¿innecesarias?) para justificar el precio, como litografías y un pendrive con forma de la cruz de la portada.

Welcome to 2018

El disco original ya sonaba bien y representa un estandarte de lo que entonces se volvió una tendencia sonora. Pero, como ya hemos dicho en otros casos, estas remasterizaciones son realizadas para mantenerse vigentes en el mercado y ser más fáciles de digerir a los oídos de las nuevas generaciones, espaciando mas el sonido y dándole profundidad, con un poco mas de cristalinidad y presencia a las guitarras. Pero, como ocurrió con la reedición de Ok Computer en 2017, no parece que fuera necesario.

Welcome to the B-Side

El segundo CD, titulado B-Sides N’ EP’s es una recopilación de lados B (sí, increíblemente ‘Patience’ y ‘I Used to Love Her’ fueron lados B, explicando lo fuerte que era la banda en aquel momento) y versiones en vivo, aumentando un poco el rango de perspectiva del álbum.

Welcome to 1986

El mayor atractivo en términos de contenido sonoro son las Sound City Sessions de 1986 incluidas en el disco 3 y 4 con la banda en estado crudo y sin retoques (aunque seguramente debe haber alguno por ahí).
Esto nos permite espiar como sonaban los Guns antes de entrar en estudio y contextuar un poco cuál fue el fenómeno que llamó la atención de la escena mainstream: en resumen, un tractorcito que te come crudo si te descuidás. Así, comparándolo con el disco final, podemos escuchar la voz sin procesar de Axl Rose, con un sonido más cercano a Kiss (podría haber algún cover y quizás no nos diéramos cuenta) y sorprendentemente casi sin coros durante el CD 3. También vemos algunas versiones primitivas de sus canciones sin mucha diferencia de raíz, pero destacándose una torpe ‘Welcome to The Jungle’ en comparación con lo que sería después.
Las mayores curiosidades las presenta el CD 4: incluye versiones acústicas que desarrollan una faceta de la banda no tan pensada entonces, en la cual se mueven con gracia. La estrella son las prematuras versiones de ‘November Rain’, canción que no vería la luz hasta la edición de Use Your Illusion (1991).
Todo esto nos permite deducir cuál fue la importante tarea del productor Mike Clink y cómo hubieran sonado los Guns sin su intervención.

La Espina en la Rosa

Sin embargo, excepto algunos tracks en particular, el contenido no es especialmente jugoso o interesante, como sí han resultado los outtakes o demos de los Beatles o Soundgarden, por citar breves ejemplos. Los Guns no nos dejan entrar en la cocina del disco y solo nos ofrecen un show de la prehistoria reciente de la banda, lo cual, considerando la oportunidad, es un desperdicio y una pena.

Foto: AJ Kashmir

¿Vale La Pena?

La verdad que poco puede agregarse a lo que es el disco original de 1987, que encontró a la banda en un gran momento y estableció algunos himnos para meterle rock al mainstream.
Como en muchos casos, estos box-set son una buena herramienta para educar al soberano, pero Locked N’ Loaded  parece una pieza fetiche para el coleccionista insaciable. Aportando solo curiosidades, es una oportunidad desaprovechada para un clásico que quizás merecía una relectura más profunda acorde a su peso histórico y no una recopilación con bonus tracks y rarezas que aportan poco al marco teórico de Appetite. Pero bueno, los rockstar también necesitan comer.

Recomendados: Anything Goes (1986 Sound City Sessions), Shadow of Your Love, Move To The City (1988 Acoustic Version), Jumpin’ Jack Flash (1986 Sound City Session)

Está todo en Spotify, así que dale play:

Mirá el videoclip, hasta ahora inédito, de ‘It’s So Easy’:

¿Qué trae el Box-Set?: