«Hemos dejado atrás todos los aspectos negativos que existían entre nosotros. Probablemente llegó bastante tarde, pero lo cierto es que estamos bien en este momento», esas fueron las palabras de Slash ante los micrófonos del programa de TV sueco Aftonbladet.
La pregunta del millón fue contestada con una evasiva de parte del guitarrista: «No puedo contestarte ahora si nos volveremos a juntar para tocar».
La banda se separó en el año 1996 definitivamente, ya que las peleas entre Slash y Axl Rose fueron insostenibles, pero no afectaron la grabación del disco Spaghetti Incident? (1993), tan mal estaba la relación entre todos los Guns and Roses, que el nombre del álbum hace referencia a un conflicto entre Rose y Steven Adler (batería).
Mientras tanto ambos músicos siguen girando por separado y aunque ya no compartan grupo, si comparten el éxito a la hora de tocar. Slash se aseguró de que las puertas para una reunión con su ex compañeros quedaran abiertas.