Llego el día, esperamos años… pero por nuestro suelo pasaron y como de costumbre, no vamos a olvidar esa noche. 

Después de ver como la rompió Eruca Sativa, había varios con las remera de Eruca, llego el turno de ver correr a Ricky Wilson, cantante de Kaiser Chiefs, banda que viene acompañando en esta gira por sudamerica a los Foo. Wilson no hizo mas que correr, y preguntarle al publico si estaba preparado para los Foo Fighters. Estaba exageradamente curioso y no paro de pedirle al público que grite por los Foo. También canto el hit «Ruby» con un bis a capella con el público.

Solo quedaba esperar parados en el campo que cada vez se aglomeraba más y más. Fueron solo 35 minutos. 9:20 sin previo aviso, entran al escenario, Dave en el centro mirando al público en general, mascando chicle, serio pero despreocupado. El estadio no estaba lleno, de hecho habia plateas que estaban casi vacias en su totalidad. Quiza por la fecha, muchos quizá de vacaciones o por el valor de las entras que era extrañamente caro.

Arrancaron con «Something from Nothing», uno de los que se podría llamar “hit” de su último disco, Sonic Highways. Dave recordo en todo momento la última vez que vinieron a la Argentina, en el estadio River Plate donde diluvio la noche del show y dijo que aveces los shows donde todo sale para el orto, son los mejores de toda tu vida. En este caso, él quería una velada igual de especial y cancherió con tocar toda la noche. El recital duró 3 horas sin cortes.

 

10930092_10155086712535545_3798105695372444602_n

 

Siguieron «Pretender», «Learn to Fly», «Breakout», «My Hero», «Cold City» y «In The Clear» de su último disco, entre otros. Hasta el momento Grohl ya habia recorrido toda la pasarela, habia pegado esos gritos y había hecho los chistes de siempre. Sin embargo los primeros coros de aclamación fueron para Hawkins que no paraba de shokearnos con su batería.

La banda se fue, y Grohl se quedo donde terminaba la pasarela, saludando al público de atrás, tocando unos temas en versión acustica: «Skin and Bones», «Wheels» y «Times Like These». Después, para sorpresa de todos, emergieron de abajo del escenario, banda completa con bateria y todo en el medio de la pasarela angosta en una plataforma giratoria donde tocaron: «Detroit rock city» de Kiss, «Stiff competition» de Cheap trick con Grohl en bateria y Hawkins en voz, «I miss you» de los Rolling Stones y «Under Pressure» de Queen.

Presentó uno por uno a los integrantes de la banda y a los músicos presentes en el escenario, que nos deleitaron con solos. Todos demostraron su virtuosismo, pero fueron Grohl y Hawkins quiénes explotaron al máximo su carisma. Ambos, sonrientes con sus dientes  bien blancos y sus sonrisas anchas, fueron los protagonistas. Incluso se elogiaban mutuamente. Siguieron «All my life», «These days»y «Outside».

Quedaba poco, lo sabíamos. Dave seguía masticando su chicle mientras miraba al público con esa mirada reflexiva. Sabe que lo consiguió, llevó a Foo Fighters a donde él quería. Ya hay un público que lleva más remeras de Foo Fighters que de Nirvana. Mientras tocaron «Best of You» coqueteo con la idea de volver si cantábamos con él los últimos temas. Al final dijo «Vamos a volver de todas formas y ustedes también tienen que volver», y se despidió como quien no quiere la cosa, con «Everlong».

Lo prometió, pero hay que esperar. ¿vos, volverías?

 

1546184_10155086712510545_2087105200608938545_n