Después de un EP y un exitoso LP, Fantastic Negrito continúa con el trabajo de renovar el blues con la excelencia como bandera. Y no es por dárnosla de nada, pero Rockomotora fue el primer medio argentino en reseñar su LP debut y entrevistarlo, todo antes de que ganara la legitimación en 2016 con el Grammy a Mejor Disco de Blues Contemporáneo. Así que te venimos avisando que se va a comer cruda la escena y no nos resulta una sorpresa que su nuevo álbum sea una exquisitez.

Foto: Prensa

Nota de Tapa

Fantastic Negrito es el alter ego de Xavier Dphrepaulezz (se pronuncia di-fre-po-lez, explicado por él mismo), un hombre cuyo catálogo de pintorescas tragedias personales piden a gritos una película. Entre ellas, una infancia y adolescencia sumamente complicadas y un coma de tres semanas producto de ser atropellado por un conductor alcoholizado. La foto pertenece a aquella internación y de ahí el título, cuya traducción es “por favor, no estés muerto”, que, si bien es una referencia a la sociedad estadounidense, traza un paralelismo con su vida.
Cuando Xavier se recupera del coma, sus manos quedan en un estado que no le permite tocar por un largo tiempo; esto, sumado a otros factores (la industria musical lo trató bastante mal para ese entonces), lo conducen a dejar la música. Pero ocurre que un día se enfrenta a la situación de que su hijo no puede dormir y por ello le toca una canción de los Beatles con la guitarra, lo cual lo lleva a reencontrarse con la música, pero ahora como Fantastic Negrito. Esta reencarnación lo fortalece para crear una empresa musical no apta para puristas.


Transgender Biscuits

El disco atraviesa una deliciosa combinación de ritmos negros: con el blues como suelo fértil, Fantastic Negrito incluye al Hip-Hop cada vez que tiene oportunidad, siempre acompañado por coros y melodías del negro spiritual, una interpretación desgarradora del estilo del blues rock de los ‘70 y coqueteos con el R&B actual. Mientras los pulsos musicales avanzan a zancadas exigiendo palmas, las canciones poseen un hilo melódico que las comunica cual leitmotiv del álbum, con algunos inesperados cambios de dinámica.
Esta combinación prácticamente exclusiva de Fantastic Negrito asegura un catálogo de canciones que despertarían la envidia de gente como Bruno Mars o Gary Clark JR.


Un reverendo hijo de *uta

El rango vocal y expresivo que despliega es admirable. Puede pasar de graves intensos a falsetes en un compás, mientras maneja matices ásperos y cristalinos. Y lo más hermoso de todo es que no lo fuerza, sino que es parte de la canción, sonando natural y orgánico.
Siempre intenso, parece un reverendo predicando a su rebaño en clave gospel, con una química irresistible que da ganas de transmitir la palabra de Fantastic Negrito.

Foto: Mike Kepka


¿Vale la Pena?

¿Disco del año? Si bien el blues es el maestro, es el groove la luz que guía a Fantastic Negrito. Menos impresionante que su debut, Please Don’t Be Dead resigna un poquito de crudeza para invertir en producción artística, logrando un álbum mucho más ecléctico e inmersivo donde no sobra ninguna canción y pide a gritos darle play de nuevo una vez que termina.
Sabés que estás frente a un disco bárbaro cuando no tenés nada más que pedirle. La verdad es que con un maestro de ceremonias como Fantastic Negrito realmente da ganas de ir a la iglesia del rock ¡Aleluya!

Recomendados: The suit That Won’t Come Off, A Cold November Street, Plastic Hamburgers, A Letter to Fear
Escuchá el álbum completo:

Mirá el videoclip oficial de ‘Plastic Hamburgers’:

Y, por qué no, mirá la entrevista que le hicimos en 2016: