En esta acotada investigación te invitamos a reflexionar sobre la violencia de género, muchas veces silenciada, en el ámbito del rock.

La violencia de género se ha visibilizado -¡al fin!- en el último tiempo debido a la lucha de los movimientos feministas argentinos -los cuales dieron a luz a colectivos de  importante incidencia nacional e internacional como el Ni Una Menos- la cual ha sido alimentada por las lamentables estadísticas indicadoras de que en Argentina mataron a una mujer cada 18 horas en lo que va del 2017. Hay distintos tipos de violencia de género (psicológica, física, económica, etc.)  y las hay en distintos ámbitos; el rock no escapa a ello.

Los estereotipos de la cultura patriarcal siempre colocaron a la mujer del lado débil, por eso no es extraño que en el mundo del rock haya tan poco espacio para nosotras, ya que este género musical justamente siempre estuvo asociado a lo “rudo”, a lo “fuerte”, al “descontrol”. Y como la mujer “no debería” descontrolarse, cada vez que lo hizo fue señalada como una zorra que no se merecía el respeto de nadie. Tal vez  tenías  suerte  y  algún  tipo  que  hacía  lo  mismo  que  vos,  pero  que  no  era desvalorizado  por  ello,  sino  todo  lo  contrario,  se  copaba  y  te  hacía  una  canción. Ese era el mayor lugar que una mujer podía ocupar en el rock. Esto inicia la larga cadena abusos en la cual las mujeres en torno al género se vieron insertas, y de las cuales te vamos a hablar en este artículo.

Una de las primeras en romper con estos moldes fue la gran Janis Joplin quien, si bien fue una privilegiada, también fue duramente criticada y señalada por la libertad sexual sobre la que ella misma se animaba a hablar sin tabúes de por medio.

Sin descontar lo difícil que le es a una mujer ser parte de este género musical, tampoco debemos olvidarnos lo que sucede con las fans, las cuales son tratadas, con suerte, como objetos. De esta problemática deviene un caso muy reciente: la denuncia al líder de la agrupación “El otro yo”, quien fue acusado de cometer abuso sexual, corrupciones de menores y ejercer otro tipo de violencias hacia varias fans.

002 copia

Caricatura de Kokin para Rockomotora.

Cristian Aldana quedó detenido a finales del 2016 y fue procesado por abuso sexual infantil. Las denunciantes, que fueron acalladas durante muchos años, ahora siendo adultas se animaron a contar en detalle las vejaciones a las que fueron sometidas por el músico , quien abusando del poder que le daba su lugar de ídolo, las golpeaba y obligaba a tener relaciones sexuales. Además, grabaron un video para visibilizar y concientizar sobre la violencia de género:

Este no es el único caso, ya que varios músicos han sido acusados de mal tratar a sus parejas o abusar de su fama para vejar sexualmente a sus seguidoras.

Otro caso, con mucha repercusión mediática, fue denunciado en el año 2016 a través de las redes sociales (leé el caso completo acá). El acusado es José Miguel del Pópolo, cantante de una banda under llamada La Ola que Quería Ser Chau, quien abusó sexualmente de una joven de 22 años que hasta entonces era su novia. Mailén Frías, la víctima, subió un video a YouTube contando su calvario. Luego de que este video se hiciera viral, Rocío se animó a realizar otro contando que había pasado por la misma situación que Mailén. Y más allá de las repercusiones legales, dos integrantes de la agrupación decidieron abandonar la banda para apoyar el reclamo de las chicas, quienes además eran seguidoras de la formación.

1487089898193Yendo más atrás en el tiempo, en el año 2014 el cantante Juan Sebastián Gutierrez, más conocido como Juanse (ex líder de Los Ratones Paranoicos) y algunos de sus músicos, fueron  imputados por violar a una joven de 26 años en Jujuy. Según el relato de la víctima, de quien solo se conocen las iniciales de su nombre para su protección (M.E.L.). Ella había concurrido al recital que Juanse y su banda habían brindado en un boliche; a la salida del mismo vio que los músicos se retiraban en una combi a la cual se acercó para pedirles un autógrafo; la invitaron a subir al vehículo y a tomar bebidas alcohólicas. La víctima cuenta que a partir de ahí comenzó a perder el conocimiento y a ser manoseada por siete personas, entre ellas, el cantante. Lo que recuerda es que despertó con un fuerte dolor en la zona pélvica y con sangre en su ropa interior.

Frente a tales acusaciones, Juanse declaró que todo «estaba armado» y que: “No tengo la menor idea de lo que dijo esta chica. Yo me saco millones de fotos todo el tiempo (en la denuncia ella afirmó que todo comenzó luego de que le pidiera un autógrafo). Es imposible saber de quién se trata. Técnicamente, no existe la menor posibilidad de que haya subido (a la camioneta)”.

Si bien la victima ratificó y amplio su denuncia, se desconocen los detalles debido al secreto de sumario y de hecho, hasta el día de hoy, también se desconoce la situación procesal del músico porque parece que “de eso no se habla”. Nuevamente, la justicia patriarcal diciendo presente.

pappo-2Otro músico que fue acusado de abuso fue Pappo en el año 1987 por parte de una periodista, quien señaló durante una entrevista, la cual años más tarde ella le realizó al músico para la televisión, que el artista se había propasado mucho con ella algunos años atrás, haciendo especial referencia al miedo e incomodidad que la mujer tuvo en ese momento en el cual comenzaba su carrera periodística siendo él un músico ya consagrado.  Su respuesta, si bien fue con tono de sorna (teniendo en cuenta lo que se “toleraba” en aquellas épocas), no fue para nada grata, definiendo la violación como «un tira y afloje de ambas partes», haciendo caso omiso al consentimiento explícito que debe existir entre ambas partes al momento de vincularse íntimamente. Esto, lamentablemente, nos da la pauta de la posible cantidad de víctimas que puede haber detrás de semejante afirmación.

Pero si realmente nos queremos indignar, ¡cómo no vamos a traer a colación los repudiables dichos del pelado Cordera! Como recordarán, el señor desbarrancó en una charla con estudiantes de periodismo diciendo que «Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos y vos no te las puedas coger. Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente».

Gustavo-Cordera-635x321Y como si esto no fuese poco, ya que fue citado a indagatoria acusado de instigación a cometer delito-apología del crimen, hace unos días volvió a justificar sus dichos en una entrevista en Uruguay, afirmando que:

“Esto tiene que ver con psicología, ni siquiera lo dije yo, sino que lo transmití como para poder charlar con estos pibes (…) No es algo que surge de mí, sino que lo dicen Freud, Lacan y demás. Las Cincuenta sombras de Grey lo dicen: que hay mujeres que tienen la fantasía de la violación para llegar a un orgasmo. No lo inventé yo, lo dije claramente. Cuando lo dije y vi la tensión les dije: ‘Si alguien de ustedes necesita preguntar algo más, para no hacer interpretaciones erróneas, pueden preguntarme y podemos seguir charlando del tema si les interesa’. Y no lo hicieron. ¿Por qué? Porque tenían lo que iban a buscar, que era el escándalo, la difamación, el escarnio público. Cosas que son muy codiciadas para poder llegar a la notoriedad”

¡Qué  genio  el  pelado,  el  tipo  puede interpretar el deseo sexual de más de la mitad de la población! ¡Y encima cita a Freud, seguro que es re culto! Tan culto que en el DVD de En vivo de la cabeza de la agrupación Bersuit Vergarabat, podía verse que durante el tema “Hociquito de Ratón” invitaba a subir al escenario a las fanáticas para mostrar sus senos delante de centenares de personas para humillarlas. Tampoco nos olvidemos que en el año 2004 el periodista Enrique Symns lo acusó en su programa El señor de los venenos de apoderarse “de culos de pendejas vírgenes como si fueran lechones que carneaban sin esfuerzo antes de salir a tocar”. Una joyita de la cultura criolla.

Ciro_Pertusi-polemica-amo-puramente_CLAVID20160418_0017_34El año pasado también salieron a la luz los dichos que Ciro Pertusi, actual cantante Jauría y ex líder de Attaque 77, hizo en una entrevista en el año 1997 haciendo alusión a sus fantasías sexuales con menores de edad.  La nota había sido realizada por el músico y escritor Pablo Krantz y los dichos, si bien fueron desmentidos por el músico en un comunicado a través de su cuenta de Facebook, haciendo alusión a que no se habían transcripto las palabras tal cual él las había pronunciado,  fueron reconfirmados por el entrevistador via Twitter:

P.K: -Obviamente, no tiene nada que ver cantarlo con hacerlo, pero hay una canción tuya, Páginas pegadas, que habla de querer cogerse a una nena.

CP: –Esa canción tiene dos aspectos. Por un lado, hace referencia a la invasión sexual en la televisión, y por el otro dice que a tipos como yo les gustan las nenitas: me hago cargo, no tengo drama. Cuando me drogué dije que me drogaba, cuando no me drogué dije que no lo hacía. Uno no tiene por qué andar alardeando con esas cosas. Aunque quizá sí alardeo en éste aspecto. Me hago cargo de mi gusto y de mi vicio. Me da un poco de bronca tener que andar cuidándome: te pueden meter en cana. Pero me di cuenta de que las chicas no tienen drama. No me junto con una chica y la fuerzo: cuando veo una que me gusta por la calle, la sigo con la bicicleta, le digo «¿Qué tal, cómo estás?», me pongo a charlar. Si me da bola, bien, si se asusta, me voy a la mierda porque yo también me asusto. Me pasó en el subte: una nenita preciosa -con una mochilita- me miraba y me sonreía. De repente termina el recorrido, me bajo, me paro al lado de ella y ella empieza a correr, porque yo era dos veces más alto. Agarré y me metí dentro del subte para irme de vuelta a la otra estación. He vivido buenos amores platónicos con chicas de siete años, cosas muy lindas, de vernos y tener deseos el uno del otro. Pero hay gente a la que no le podés hablar de esto. Les pinta la típica historia de «Porque mi hija…» ¡Si yo también tengo una hermana de quince años, y también fue una nena! ¡Pero todo bien! Hay muchas cosas que nadie ve… Es posible una relación entre un hombre grande y una nenita. Pasa que se creen que uno es un degenerado, piensan: «Este hijo de puta lo que quiere es agarrar y sentarse a la nena encima». Yo no me engancho en esa, excepto si está todo claro y la nena viene y quiere hacerlo. Si lo quiere hacer y me vuelve loco con eso, lo va a lograr.

Un genio Ciro, además de puntos y comas parece que le faltan varios tornillos. Porque seguramente hay igualdad de condiciones entre una nena de siete años y un tipo de cuarenta. Porque no es nada raro que sigas a criaturas en una plaza o en el subte. Porque seguro la nena te está mirando con deseo. Porque seguro esas nenas nunca tuvieron miedo. No se olviden: forzar no es solo golpear y amarrar los brazos, se puede hacer sin violencia física ni amenazas.

Tampoco podemos olvidarnos de Charly García, que en 1999 fue encarcelado por estupro (figura penal que desapareció en el año 2004, ya que ahora hay que probar la inmadurez sexual de la víctima -¡Si! ¡Tenés que probar que sos victima!-) al constatarse que mantenía una relación con una joven de 17 años llamada Florencia Zabala. Y si esto no le basto, en el año 2013 fue acusado por la cantante colombiana Paola Vargas de haberse propasado con una amiga suya en un local nocturno de Bogotá. Según sus dichos al diario El tiempo:

charly1“Cuando terminó el show de Charly, fui con una amiga, que era la cantante del lugar, a recoger la cartera que ella había olvidado en el camarín. Pero para nuestra sorpresa, él nos abrió. Mi amiga le dijo que éramos cantantes colombianas. De repente, él le preguntó a uno de sus músicos por algo, y este le contestó: ‘No hay, maestro’ y, entonces, Charly comenzó a golpearlo (…) Cuando golpeaba a sus músicos, mi amiga y yo nos paramos, él nos dijo que no era con nosotras. Nos volvimos a sentar y le tocó los senos a mi amiga. Ella se paró furiosa, le dijo que nos respetara. Él se disculpó, pero luego se bajó los pantalones. Luego cogió una botella de licor y nos amenazó. Yo me escondí debajo de una mesa, y él me miraba con odio y me decía groserías e insultos. Pensé que me iba a matar”.

Parece que al ídolo no se lo cuestiona, al ídolo se le permite todo y de eso no se habla. No podemos dejar de preguntarnos: ¿cuántas victimas más desconocemos?.

Son muchos los casos que existen de violencia de género, particularmente de abuso sexual, en el ámbito del rock, por eso es importante reflexionar sobre qué está pasando y cuál es la ideología de base que sigue manteniendo ciertos estereotipos que la naturalizan y sostienen. Muchas fans fueron estigmatizadas con el término de grouppies, como si el seguir una agrupación diera derecho a los abusos. Y el “rockero” siempre tuvo la fama de tener que acostarse con mil mujeres o ir a fiestas donde el centro de atracción son cuerpos femeninos al servicio del deseo masculino,  como si de objetos se trataran.

Este tema da mucho que hablar, por eso te invitamos a  que nos dejes tus aportes y tu opinión en los comentarios.

Desde Rockomotora decimos #NiUnaMenos y bancamos la visibilización de las mujeres y disidencias sexuales dentro del rock. No solo hoy, 8 de marzo, sino todos los días.

Texto: Natalia Porcel

Corrección y edición: Belén de la Paz Sobral