¿Puede un mundial convertir una canción de rock en un himno? No importa cuán anti-fútbol seas, sabés que cada cuatro años hay un mes regido por la copa del mundo. Analizaremos, entonces, las tres canciones que signaron Rusia 2018 y lo que implicaron, además de un poco de investigación para que no parezca un artículo de relleno de tu diario preferido para juntar likes.

 

Pussy Riot ft. Mbappe

 

1
La cortina:
“Live it Up” (Nicky Jam, Will Smith y Era Istrefi)

El primer mundial con canción propia fue Chile 1962, cuando un chileno pícaro llamado Jorge Rojas Astorga pensó que la llegada del evento deportivo a su país era una oportunidad para ganar dinero. Luego de una frustrada idea de crear sombreros temáticos de papel (no lo juzguen, trabajaba en una papelera), se le ocurrió hacer una canción con su banda Los Ramblers para ganar fama con la llegada del mundial. Y lo logró. Después de un rotundo éxito en Viña del Mar, consiguieron grabar su primer LP y la bendición de la FIFA para convertirlo en la canción oficial, a tal punto que ‘El Rock del Mundial’ es hoy día la canción chilena más exitosa de todos los tiempos. Lamentablemente, en Marzo de este 2018, tanto Jorge como el cantante Valentín Fernández fallecieron a causa de un accidente de tránsito. El Swing sea con ustedes.

El estribillo que canta gol y el cierre “A los equipos extranjeros/Demostraremos buen humor/Y como buenos chilenos/Hidalguía y corrección//Y aunque sea en la derrota/Bailaremos rock and roll” es de una ternura sobrecogedora.

Desde entonces, las canciones oficiales están para darle color a los mundiales y expandir el negocio. De primera parecerá una redundancia decir que la canción oficial de Rusia 2018 es una de las que signaron el mundial, pero si bien recordamos con cariño ‘Un’estate  Italiana’ de Italia 90’, haciendo un poco de memoria notaremos que no es tan común tenerlas presentes como tales, cosa que puede verse con claridad en los títulos de videos subidos por confundidos usuarios de Youtube.

– El mundial Francia 98’ tuvo por canción oficial ‘La copa de la vida’, una pieza de Ricky Martin que aún goza de generosidad radiofónica. Pero en su momento, varios canales argentinos usaron la canción ‘Ameno’ de Era en sus transmisiones, lo que confundía a más de uno respecto de cuál era la canción oficial del mundial (recordemos que entonces no se podía googlear nada). Sumado a eso, la FIFA había tenido la “maravillosa” idea de que cada país tuviera un artista autóctono para componer una canción que lo representara en el mundial, editado en el disco Allez Ola! Ole!; y así nuestro Jaime Roos de descuento terminó siendo La Sole Pastorutti, quien cayó en todos los clichés existentes para armar ‘Los sueños de todo el mundo’, confundiendo más aún a los medios que cubrían el evento.

Vamo’ arriba la albiceleste…

– En el infame (no solo por la eliminación, sino por el horario) Corea-Japón 2002, ocurrió algo similar. No muchos recuerdan que Anastacia fue la dueña de la canción original con la olvidable ‘Boom’ porque en nuestro país Alfredo Casero nos hacía creer que era un artista de primera con su buena versión de la canción ‘Shima Uta’, de la banda japonesa The Boom. Esta fue incluida en el álbum Casaerius  de 2001, lo que generó rumores de que era muy probable que su versión fuera elegida como canción oficial del mundial a pesar de no haber sido compuesta para él, regalándonos la bizarra oportunidad de ver informes en noticieros japoneses con imágenes del programa Cha Cha Cha, algo impensado para ese entonces. Y aunque finalmente no fue elegida, sí se transformó en la preferida de los medios como cortina a la hora de cubrir cualquier cosa respecto al mundial.
No obstante, Quilmes (que en ese tiempo era la reina del spam publicitario en radio y televisión) había logrado explotar la manija deportiva con una publicidad que tenía una pegadiza canción que aún hoy la gente recuerda: ‘Tanta gloria, tanto fútbol’, que gracias a la sobreexposición y el hecho de que Tinelli (entonces por lejos el más visto de Argentina) la pasara siempre que tuviera oportunidad, opacó al tema de Anastacia.

Cuando “Shima Uta” derrotó a “Color Esperanza”, “El ídolo de los quemados” y esa canción de Juanse que después también la usaron para Diego Maradona.
El mundo es un lugar extraño.

– NADIE recuerda la canción oficial de Alemania 2006. Ni siquiera se las voy a decir, para que hagan memoria y encuentren música de publicidad en Internet o piensen “¿tuvo canción oficial?”. Y no, no fue ‘Hips don’t lie’, pero es cierto que eso le allanó el camino a Shakira para componer el tema oficial de Sudáfrica 2010.

– ‘Waka Waka’ fue el indiscutible campeón de Sudáfrica 2010, pero aun así muchos creyeron que la canción oficial era aquella que utilizó Coca-Cola (y cuyos coros la empresa usa aun hoy día como leitmotiv): ‘Wavin’ Flag’ de K’naan, que tenía versión alternativa con la colaboración de David Bisbal.

David Bisbal todavía se sostiene en el mercado.

– Si los apuro, por ahí no me pueden decir cuál es el tema oficial del 2014 –y quizás ni siquiera lo puedan reconocer de la radio-, porque el ‘Brasil, decime que se siente’ (a quien le dedicaremos un párrafo importante más adelante) se comió al compuesto por Pitbull y Jennifer Lopez, ‘We are One’, e incluso al tema de Coca-Cola ‘La copa de todos’ que a duras penas sonó.

– Entonces, que finalmente la canción oficial del mundial sea la que está presente en las cortinas y la reconocible, incluso venciendo a ‘Colors’ de Maluma y Jason Derulo, a los intentos de Natalia Oreiro por imponer su canción como la oficial (recordemos que es amada en Rusia), y los de Polina Gagarina y Egor Kreed, es destacable. Así, ‘Live it Up’ se impuso sobre la competencia apelando al millenial whoop (traducible a los estribillos que cantan “uoooh”), una serie de trucos enlatados y rapeos multilenguaje para hacerlo consumible mundialmente. No podremos tararearla y seguramente la confundamos un poco cuando la recordemos. Pero cuando volvamos a escucharla, sabremos que es esa.

¿Cómo se dice ‘Turmalina’ en ruso?


2
El cantito:
“September” (Earth, Wind and Fire)

¿Qué? Sí, esto puede tomar desprevenido a más de uno. Resulta que aquellos que estuvieron atentos a los sonidos del estadio independientemente del relato (me declaro culpable) o bien los que tuvieron que acudir a links ilegales que no incluían relator para ver los partidos, habrán notado que la melodía principal de esta canción apareció tocada por cornetas y vitoreada por hinchas en muchos partidos. Y quien haya estado más atento todavía, habrá notado que la mayoría de las veces ocurrió en partidos de Inglaterra.

Para los argentinos no es ninguna sorpresa que una canción cualquiera se transforme en un cantito de cancha icónico, con piezas que van desde el ‘Te Quiero tanto’ de Sergio Denis o ‘Amor Clasificado’ de Rodrigo, por mencionar algunos inmortales. También sucede con canciones extranjeras, siendo la más destacable (por lejos) ‘It’s a heartache’ de Bonnie Tyler, himno nacional del “poner huevo” en las canchas –todavía estamos a tiempo de traer a Bonnie para que vea como pegó esa canción en Argentina ¿por qué no lo hacemos, eh?
Otro destacado es ‘Pasos al costado’ de Turf, que protagonizó un curioso incidente aquella vez donde salieron a la luz videos de Youtube que mostraban hinchadas de Japón cantándolo. Si bien es cierto que “el cantito” llegó a países como Japón, el mito se armó alrededor de la banda de Joaquín Levinton cuando no le correspondía. Sucede que los japoneses no cantaban ‘Pasos al Costado’, sino la canción a la cual Turf le había choreado: ‘Seguimi’ de Eros Ramazotti ¿Por qué no le mostramos a los japoneses cómo le robó Turf, eh?

¿Otra vez Japón y Argentina? Ellos nos copan el tango, nosotros le sacamos Shima Uta; ellos hacen ravioles…

Pero no necesitás ir a la cancha para saber esto. Por más anti-fútbol que seas, en 2014 se versionó ‘Bad moon rising’ con un bombo sindicalista y tempo carioca dando a luz al famoso ‘Brasil, decime que se siente’ que llegó, bien o mal, a todo el mundo. Tan así fue, que pienso graficarlo compartiendo la siguiente anécdota de un amigo corresponsal fotógrafo que fue a cubrir el mundial de básquet en ese mismo año en Madrid: al decirle a un colega croata que era argentino, el europeo comenzó a tararearle la canción como si nos representara mundialmente a nivel del Papa, Maradona o Gardel.

Un momento, yo no la recuerdo así…

Volviendo a Rusia 2018, la presencia de la canción de Earth, Wind and Fire en las tribunas tiene una explicación: resulta que la hinchada inglesa tararea la canción cambiándole la letra, cuyo producto final es Uooh, England is in Russia, Uooh, drinking all your vodka, Uooh, England’s going all the way ["Inglaterra está en Rusia, tomando todo tu vodka, Inglaterra va por todo”]. Pero claro, no solo hubo ingleses en los partidos de su selección sino que compraron más tickets; asimismo, la gente que puebla las canchas no es de dos o tres países sino de muchísimos más. Entonces, basta que un inglés quiera tocar ‘September’ con la corneta para que el resto del estadio se prenda, ya que no deja de ser un hitazo y la gente va para divertirse.

La notoriedad de un cantito partidario es destacable por varios motivos, en especial si recordamos que en Sudáfrica 2010 las vuvuzelas generaban una polución sonora tan grande en cada partido que no solo impedía popularizar cantitos, sino que los propios jugadores no escuchaban el silbato del árbitro. El cántico recurrente no es poca cosa: así escaló ‘Seven Nation Army’ para ser el nuevo himno FIFA.

Un argentino en un mundial burlándose de alguien que habla otro idioma ¡Quien lo hubiera imaginado!

3
El himno:
Seven Nation Army (The White Stripes)

En ROCKOMOTORA venimos diciendo hasta el cansancio que esta canción es el último gran riff del rock y el último himno del género (o lo más parecido a ello) a nivel global.
Mientras los equipos salían a las canchas, ya no sonó el himno de la FIFA sino la canción de los White Stripes, que no pareciera haber sido compuesta hace 15 años, sostenida en el tiempo gracias a su simpleza y beat casi de música electrónica que ya venía popularizándose en los cánticos de cancha europeos (e incluso la NBA), con sobrados ejemplos que Internet se ocupó de recopilar. Por ende, esto no causó ningún tipo de rechazo, sino que descontracturó la solemnidad del momento en que los equipos ingresaban, dándole más color de show al partido aunque después se contraste con los himnos de los países. No es poca cosa para el paradigma que el rock atraviesa hoy, que es cada vez menos contracultural y pareciera ser fagocitado por el sistema y demás demonios.

Pues durante un mes cada cuatro años, los periodistas deportivos (especialmente de fútbol) entran en un estado donde se autoconvencen de su carácter de deidad y palabra suprema, opinando de cualquier cosa como si supieran. Esto generó más de mil fallidos en transmisiones (y no es exclusivo de Argentina) diciendo mal el nombre, el origen, el motivo y demás cosas al respecto de ‘Seven Nation Army’, cosa que al rockero promedio seguramente le subió un poco más la bronca que ya tenía contenida con esos personajes.

Bielsista o no, siempre es bueno recordar al único que los ponía en su lugar.


Cuestión que, para bien o para mal, Jack escaló otro peldaño en la consagración popular, ya que no creemos que ande cobrando muchas regalías por el uso de su canción, ni que la exposición de ella lo haga crecer en el chart. Si bien mientras se escriben estas líneas el señor White no ha hecho declaraciones respecto a este nuevo fenómeno, cuando se le preguntó sobre cómo las hinchadas lo usaban en el Calcio Italiano, comentó:
“Me honra que los italianos hayan adoptado esta canción como suya. Nada es más hermoso que cuando la gente asimila una melodía y le permite entrar en el panteón de la música folk. Esto, como cantautor, es imposible de planear, especialmente en estos tiempos modernos. Amo que la mayor parte de la gente que lo canta no tenga idea de donde viene la canción: eso es folk.”

Así sonaba por primera vez en Rusia 2018.

 

Luego hubo artistas presentes, como Mick Jagger desparramando su yeta en diversos partidos, el ingreso al campo de juego en la final atribuído por les Pussy Riot (fijate acá el motivo político detrás de ello), el show de Ciro en Rusia antes de empezar el mundial… en fin, mucho para decir. Pero sin discusión, estas fueron las tres canciones de Rusia 2018. Hasta 2022.