El blues es el género musical de origen afroamericano que más influencia ha ejercido en la gestación y evolución de estilos como el jazz, el rock o el pop.

Aunque originariamente fue una expresión folklórica eminentemente racial, restringida a los guetos y comunidades negras de los Estados Unidos, a lo largo del siglo XX cobró universalidad y se convirtió en una forma musical apreciada en todo el mundo.

En Argentina hubo varias bandas de blues que lograron explosión masiva y cobertura mediática. La primera fue Manal, que demostró que se podía tocar blues en castellano, y luego siguieron Memphis La Blusera y La Mississippi, entre otras. Hoy, sin embargo, cuesta mucho encontrar en los medios una banda que represente el blues de este tiempo.

En la actualidad parece que un evento alrededor de éste género solo es interesante si se trata de homenajear a viejos músicos, como ocurrió en mayo en el ND Teatro, en lo que se conoció en las redes sociales como “la gran noche que el blues y el rock merecían”. Ese día se celebró la obra de Pappo mediante covers de varios artistas de la escena del rock argentino, como Vox Dei y Litto Nebbia, entre muchos otros. “Yo estoy muy contento de poder continuar tocando y de que sigamos de alguna manera vigentes”, dice Claudio Gabis, uno de los pioneros en Argentina. Este homenaje ya está editado como CD bajo el irónico nombre “El blues local más vivo que nunca”. La pregunta es: ¿homenajear a un artista del pasado es dar por sentado que el blues local está más vivo que nunca?

Considerando que, además, ningún artista invitado a homenajear a Pappo tiene menos de quince años de carrera, difícilmente se puedan dar a conocer las nuevas caras del blues local, que sí está vivo, sólo que no se muestra. Será que en la actualidad este género está destinado a ser cosa de barrio y mantenerse con el “boca en boca” de Internet. “El blues a nivel mundial nunca fue comercial, es un género folklórico y casi ningun género folklórico es un boom comercial en ningun medio de comunicación”, dice Nacho Ladisa, músico y profesor de blues.

Blues en Movimiento, como su web lo explica, nace ante “la dificultad de encontrar espacios para difundir la cultura blues”. Es un sitio donde se pretende unir a los amantes del género, “impulsando actividades y gestionando espacios para músicos” para estar en contacto con todos los artistas o bandas del país que quieran participar de esta red. Este proyecto ya lleva diez años, y ha establecido cada domingo como día de jam, en el que los músicos se suben al escenario y realizan improvisaciones.

¿Dónde escuchar Blues local?

Aunque es posible creer que aún el blues local tiene su cuna en el barrio de La Boca, con el bar Blues Special, donde solían hacerse zapadas los domingos, hoy “se ha ampliado a barrios como Abasto y Palermo”, según Lucas Gavin, actual manager de la banda Támesis y colaborador activo de Blues en Movimiento. De todos modos, sostiene que no existe un barrio ni un circuito blusero por excelencia. El músico Nacho Ladisa suma una jam en Ramos Mejía, en Mr. Jones, y otra en San Telmo, en el bar Tabaco. “Creo que existe aún una deuda muy grande con el blues, no ha habido un interés en generar espacios para el recambio generacional”.

Blues hoy

La cantidad de músicos activos en la escena blues local es cada vez mayor. Lo que no crece es su público. Y ahí vuelve el dilema inicial, ¿será la falta de difusión?. “Existe una mezquindad que creo yo que trasciende el género blues, hoy en día no escuchás una canción de rock nacional en un bar que tenga menos de quince años. Creo que es hora de recuperar el viejo hábito de los DJs de pasar música nueva, oculta, que nunca escucharías en otro lado”, opina Gavin.

Blues en Movimiento también tiene como fin ayudar a difundir músicos provenientes de la Escuela de Blues, única en Sudamérica, que desde hace quince años forma músicos que luego quedaban sin posibilidades de mostrar todo lo aprendido. Nadie garantiza que esta sea la solución total, dado que el género hoy en día se mantiene de manera independiente. Pero solo hablando del trabajo de esta organización y de su perseverancia y pasión se puede decir que el blues local está más vivo que nunca.

Foto de nota: Lau Ra