Un 8 de agosto de 1969 se toma la foto para la portada de Abbey Road.

Para conseguir la toma buena, el autor de la fotografía, Ian Mc Millan, hizo que John, Ringo, Paul y George cruzaran cuatro veces en ambos sentidos el cruce peatonal más conocido del mundo.

Lo único artificial de la foto fue el corte del tráfico, porque ni siquiera el vestuario estaba predeterminado. Cada uno de los ‘Beatles’ iba vestido tal y como salió de su casa aquel día. Sin embargo, la foto evidencia de alguna manera lo distintos y distantes que eran ya los cuatro de Liverpool. John vestía de blanco; Ringo, de negro; Paul, de gris oscuro, llevaba un cigarro en la derecha e iba descalzo y George vestía completamente de vaqueros.

En cuanto la música, fue lo último que grabaron juntos los Beatles. Fue una especie de testamento que quisieron dejar cuando la convivencia ya era imposible. Let it be apareció después pero se había grabado antes de Abbey Road.

En el disco se descubre en toda su plenitud a un Geroge Harrison que firmó las dos mejores canciones del álbum: ‘Something’ y ‘Here comes the Sun’.

Hoy, como cada ocho de agosto, centenares de turistas repetirán el ritual, posando sobre la famosa senda peatonal, como ya lo hizo en el ’91 el propio Paul McCartney, parodiando la foto que se había hecho con sus compañeros, en su álbum Paul Live.

La portada fue diseñada por John Kosh, el director creativo de Apple Records. En la publicación original para Reino Unido no se muestra el nombre de la banda ni el título del álbum.