El 6 de junio de 1965 se lanza el single de la banda The Rolling Stones llamado ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’ en Estados Unidos.

Es un sencillo lanzado por la banda británica de rock The Rolling Stones en 1965. La canción fue compuesta por los líderes de la agrupación -el cantante Mick Jagger y el guitarrista Keith Richards- y grabada en los estudios RCA en Hollywood, a mediados de mayo de 1965 durante su gira por Norteamérica, bajo la producción de su mánager Andrew Loog Oldham.

La canción se lanzó en los Estados Unidos el 6 de junio de 1965, pero también se incluyó en el álbum Out of Our Heads, que salió a la venta en julio de ese mismo año. ‘Satisfaction’, cuyo riff es uno de los más famosos de la historia del rock, dio a la banda su primer número uno en los Estados Unidos. La versión inglesa del Out of Our Heads no incluía este tema, ya que se lanzó en formato sencillo el 20 de agosto de ese año (no era una práctica ortodoxa en el Reino Unido incluir canciones ya lanzadas como sencillo en los álbumes). El single también alcanzó el número uno allí, siendo el cuarto en hacerlo de la banda en el Reino Unido. Esta composición estableció a la agrupación en la escena musical mundial y se convirtió en su primer éxito a nivel global.

Jagger alabó el tema porque supuso la popularización de los Stones y sugirió que su éxito se debía a su reflejo del «espíritu de los tiempos». La canción, escrita casi en su totalidad por el vocalista, es un retrato de un adolescente atormentado por una frustración general, en ella se refleja la cosmovisión del mundo en los sesenta para su generación, sus esperanzas y el cinismo de la época.

La referencia a la sexualidad y los tintes anticapitalistas del corte causaron gran revuelo en la sociedad de esa década, que contempló esto como «un ataque al statu quo». Es considerada por la crítica como la mejor grabación de la banda y una de las mejores de la música contemporánea. La revista Rolling Stone la colocó como la número 2 en su lista de Las 500 canciones más grandes de la historia, mientras que la cadena televisiva estadounidense VH1 la puso en el número uno en su lista de Las 100 canciones más grandes de rock & roll. En el 2006, un jurado compuesto por expertos en preservación de música y sonido de los Estados Unidos, la anexó en el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos debido a su «significancia cultural o histórica» en la vida norteamericana. A su vez, ha sido versionada por varios artistas, entre los que destacan Otis Redding, Devo, Gloria Trevi, y Britney Spears, entre otros.