Nadie discute que la Radiodifusión argentina es injusta con muchos artistas, y una de las tantas víctimas es Eels, agrupación que supera los 20 años de vida y goza de reconocimiento mundial. Una de las pobres excusas que se emplean para justificar la poca difusión, es que Mark Everett (líder y compositor de la banda, mejor conocido como Mr E) es reconocido principalmente como letrista. Es cierto, pero no implica que su capacidad artística se quede en la palabra y que alguien que no sepa inglés no pueda disfrutarlo. En The Deconstruction, su doceavo álbum, hay un poco más de lo mismo: crudeza, sensibilidad y autenticidad. Pero ahora el mundo de Mr E es sustancialmente distinto y, para alguien guiado por la introspección y autorreferencia, puede significarlo todo.

Foto: Gus Black

¿Conoces a Mr. E?

Atendiendo a las excusas de las radiodifusoras, es cierto que al conocer sus letras es más fácil ingresar en su mundo, pero no es un factor de tanto peso. Sin embargo, sí lo es conocer la historia personal de Mr E y el contexto de sus álbumes, ya que enriquece la escucha.

Dueño de un catálogo de coloridas tragedias personales, siempre pareció poder transformar dolor en arte: su disco “Electro Shock Blues” relata en canciones el suicidio de su hermana y la posterior muerte de su madre, a quien acompaña durante toda su internación por cáncer de pulmón; su padre, ahora reconocido físico cuántico, pero anteriormente desdeñado por su teoría de universos paralelos, murió delante suyo mientras intentaba revivirlo con RCP a sus 19 años; y su prima murió dentro del avión que se estrelló en el pentágono durante el 9-11: minutos antes, ella le había enviado un mensaje de texto que decía “la vida es hermosa”. Y esto es solo la punta del iceberg de las anécdotas oscuras que Mr E llama vida y tildaríamos de exagerado en cualquier ficción.

Entonces, ¿por qué es importante saber esto? Gran parte de su carrera está compuesta por canciones basadas en historias personales o perspectivas que le ofreció su vida y, al contrario de lo que pensaríamos de antemano, está lejos de ser música depresiva: es optimista, oscura y sarcástica.

 

Today Is the Day

Y con todo esto a mano, sepamos que su vida cambió drásticamente estos años: después de su último disco The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett en 2014 (el más íntimo de su carrera) decidió abandonar la música por tiempo indeterminado, con todo indicando que era el punto final. Pero ocurrió lo inesperado: a sus 54 años Mr E es padre, algo a lo que se había negado tiempo atrás. Reconociendo los cambios en su manera de entender la vida y lo que lo rodea, edita The Deconstruction para narrar este momento hasta ahora inédito en su vida.

 

Dulce y Melancólico

El gran talento de Eels es que, aun desconociendo el trasfondo de su vida, las canciones poseen una sensibilidad especial por encima de la competencia, y The Deconstruction no es la excepción. De climas mayormente tranquilos, se destaca por la habilidad de crear melodías originales que navegan por las orquestaciones, a veces clásicas y a veces de formato rockero, pero siempre con el indie como bandera.

Dueño de una interpretación rasposa y sincera, la voz conduce las canciones mientras la música toma claramente el rol de complemento. Si bien el tono general es melancólico y oscuro (excepto ‘Today Is The day’, triunfalmente alegre), siempre es salpicado con tono optimista, transformando el álbum en un viaje melódico agridulce.

El orden tiene un sentido y probablemente, excepto por 3 o 4 tracks, las canciones no terminen de bancarse integrar una lista o sonar sueltas por allí, porque el disco tiene un ecosistema propio.

 

Are You Deconstructed?

Si bien no hay entrevistas donde E de cuenta explícita de esto, The Deconstruction bien cuenta una historia de cambio.

Comenzando con un prólogo que explica que la deconstrucción ha iniciado en su vida, continúa con la historia de una pérdida, alguien que quedó seco hasta los huesos. Luego, una premonición y una oscura canción que trata de sacarse de encima una estructura obsoleta, sus “cañerías oxidadas”. Después de la epifanía, viene el día donde admite que nunca volverá a ser el mismo ¡y es motivo de alegría! Inmediatamente reflexiona acerca de que el mundo se va a la mierda, pero vale la pena ser parte de él. Una serie de confesiones y consejos lo llevan a la canción con el nombre de su hijo y la construcción de su amor en la climática ‘In Our Cathedral’ que cierra el álbum.

Como decimos, no es vital saberlo, pero enriquece la escucha. Porque lo fantástico es que funcionaría como un disco de bellas canciones aun sin esta concepción.

Foto: Gus Black

 

¿Vale la pena?

¿Cuántas cosas nuevas puede realmente ofrecer un artista en su doceavo álbum y más de 20 años de carrera? Abarcando un concepto que (por suerte) se ha vuelto trending topic, Eels demuestra ser una marca registrada y su nuevo trabajo no decepciona, logrando un disco muy lindo que, a pesar de ello, no tiene ninguna sorpresa y probablemente no se destaque especialmente en su discografía.

Pero como decíamos, Eels es marca registrada y todavía tiene esa magia de transformar la música en una razón para que el dolor no te impida ponerte unos auriculares y creer que las cosas valen la pena, que todavía hay un mañana.
Recomendados: You Are The Shining Light, Today Is The day, In Our Cathedral

 

Escuchá el álbum completo aquí:


Mirá el videoclip de ‘Bone Dry’: