Philip Anschutz, dueño de Anschutz Entertainment Group (AEG), empresa de entretenimientos organizadora del Coachella, ha sido acusado por financiar ONGs conservadoras las cuales promulgan iniciativas en contra de los derechos de las mujeres y de la comunidad LGTBIQ.

PrintSegún reveló The Washington Post, entre 2010 y 2003 Anschutz’s Foundation fundó y donó sustanciales sumas de dinero a los siguientes grupos conservadores: Alliance Defending Freedom (Alianza en defensa de la libertad -demasiado irónico hasta para nosotros-),  la organización cristiana -y bué- Family Research Council (Consejo de Investigación Familiar) y la National Christian Foundation (Fundación Nacional Cris… no, al pasto).

Estos tres grupos son conocidos por apoyar y montar campañas en contra de los derechos tanto de mujeres como de la comunidad LGTBIQ, específicamente (como incluso se pudo cotejar en la página web de Family Research Council) relacionadas con políticas consideradas homofóbicas, transfóbicas y anti-aborto.

091015_anschutz_ap_297

Philip Anschutz, dueño del Coachella.

Luego de la controversia lanzada, Anschutz lanzó un comunicado negándolo -y sí…- y marcando a estas como falsas acusaciones ‘basura’. Exactamente dijo:  “Apoyo inequívocamente los derechos de todas las personas sin tener en cuenta su orientación sexual … Ni yo ni la Fundación financiamos ninguna organización con el propósito o la expectativa de que financiara iniciativas anti-LGBTQ, y cuando me ha llamado la atención a mi o a la Anschutz Fundation que ciertas organizaciones que hemos financiado han estado apoyando tales causas, hemos cesado inmediatamente todas las contribuciones a estos grupos.”

SANTA CLARA, CA - FEBRUARY 07: Beyonce performs during the Pepsi Super Bowl 50 Halftime Show at Levi's Stadium on February 7, 2016 in Santa Clara, California. (Photo by Ezra Shaw/Getty Images)

Beyoncé, la primera mujer negra en encabezar el festival norteamericano.

Como sea, en el mundo cibernáutico en el que vivimos las cosas no podían quedarse así: con headliners como Beyonce -la primer mujer negra de la historia en encabezar el festival y mismo la primer mujer en hacerlo desde hace una década-, Kendrick Lamar y Radiohead, hay una petición rondando en internet la cual solicita que estos donen sus ingresos del Coachella a las agrupaciones LGTBIQ The Trevor Project, Trans Lifeline y Human Rights Campaign.

¿Qué pensamos nosotros? Que la guita debería largarla Philip Anschutz, quien tiene varios muertos más en el placar que esta financiación a grupos defensores de valores opresores. Eso sí: rescatamos que estas organizaciones sean denunciadas públicamente como lo que son: parásitos que luchan por mantener un status quo y vulnerar los derechos de los seres humanos.