LA OSCURA SOCIEDAD DE IGGY & HOMME

El nuevo trabajo de Iggy Pop se erige como una sana combinación de las virtudes de sus integrantes: el virtuosismo compositivo y minimalista. Por un lado, la cavernaria voz e intrepidez de la iguana; por el otro, la guía sonora de Josh Homme, quien le da un sonido oscuro y tenebroso al disco. La contraposición de ambos estilos (los graves de Iggy y los perfectos coros agudos de Homme), sumado a un bajo saturado, una batería firme que no teme trabar y dejar fluir, y una cristalina guitarra que cubre todos los huecos, generan una especie de mashup estilístico entre Arctic Monkeys, Queens Of The Stone Age y las más recientes aventuras de Iggy Pop, que van desde el jazz a la palabra hablada. El resultado es un disco interesante, prácticamente sin puntos bajos que termina justo a tiempo para dejarnos con ganas de más.

Una placa para la cual no es necesario apagar la luz, porque nos hunde en una hermosa oscuridad, llena de riffs y sorpresas para quien disfruta del uso de auriculares. Cuando el disco termina, el principal deseo es, por supuesto, que ésto no sea el final de la sociedad Iggy/Homme.

Destacados: Chocolate Drops, German Days y Paraguay
Género: Rock, Indie