La primera etapa de Queens of The Stone Age dejó sin duda un legado musical claro y tangible en el mundo stoner. Sin embargo, hoy día ellos mismos han cambiado su propio paradigma haciendo algunos de los discos más interesantes de su carrera. Pero, ¿ese nuevo sonido es capaz de dejar legado o quedará sepultado con Qotsa? La respuesta quizás la tenga Demob Happy, protagonistas de esta reseña con su nuevo disco Holy Doom, el cual parece un manifiesto de lo que viene, o bien puede venir. Porque hay una batalla que recién comienza a librarse.

Foto: Twitter Oficial

You’re so Vague

Aquí viene el viejo y querido debate de si están robando o no. Para ser honestos, sí, podríamos decir que claramente le están robando a Queens of The Stone Age sin que nos tiemble el pulso. Pero es la salida fácil y obvia a la cual nos acostumbró el mundo del forobardo. Porque, continuando el perfil de honestidad, los Queens no son los únicos presentes en el sonido.
Si bien la canción ‘Spinning Out’ es un poco escandalizante, sería injusto quedarnos con ella ya que los Queens no son los únicos presentes en el sonido. Podemos encontrar mucho de lo que nos dejó el Beck más rockero y el Blur cancionero, en especial en el trabajo de coros y composición; también hay algo de los Strokes en su época más entusiasmante y esa melodía moderna con riffs gruesos que nos ofrece Royal Blood; y quién sabe cuántas cosas más si uno quiere afinar el oído.
Paradójicamente, citar más similitudes sonoras solo pareciera enterrarlos más, entonces ¿por qué los defendemos? Más allá de las propias cualidades del álbum, sin duda lo más interesante de Holy Doom es poder hacernos los siguientes planteos:

The Muse Factor

La diferencia entre “robo” e “influencia” es sin duda una línea flexible y subjetiva, pero hay varios argumentos que los respaldan. Primero, no estamos hablando de un robo completo (véase ‘Feels like we only…’ de Tame Impala vs. ‘Océano’ de Pablito Ruiz), sino que se toma el concepto y el sonido. Tampoco hablamos de una imitación, como sí ocurría con el cantante de Greta Van Fleet, quien, a pesar de argumentar que su voz no fue influída por Robert Plant, siempre tendrá una nube de duda sobre su cabeza. Y si a los Greta se los perdona por ser realmente buenos, los Demob Happy también lo son.
Por otro lado, si bien el artículo de Wikipedia de los Demob dice que se formaron en 2008, su primer LP fue en 2015, con un sello que no dependía de la propia banda a diferencia de unos EP’s algo torpes que fueron editando a partir del 2011. Por lo tanto, tiene sentido decir que están dando sus primeros pasos en la industria y que aún buscan su verdadero sonido: y esa búsqueda está a un ingeniero de sonido de distancia. Por último, siendo cierto que los Qotsa les sirven de evidente guía sonora, no hay muchas bandas así dando vuelta. Es un estilo que prácticamente no tiene replicantes en la escena… ¡Y hasta podríamos decir que eso es una lástima! Porque no es que se dejan inspirar por bandas mediocres sino por uno de los nuevos titanes de la canción.


Spotify Nation

Holy Doom comienza muy astutamente con dos de los temas más atractivos del disco, y por ende solo un terco no le daría una oportunidad al resto. Si bien el álbum oscila ese gran nivel por comenzar con la vara tan alta (‘Fake Satan’ hasta resulta decepcionante), las canciones están llenas de riffs sucios y eróticos, con melodías trabajadas que siempre marchan hacia adelante. Puede que no todos los tracks sean memorables, aunque algunos sean realmente pegadizos como ‘Liar in Your Head’ o ‘Gods I’ve Seen’ (¡éste es el perfil que la banda tiene que explotar para encontrarse a sí misma!), pero no hay ninguno que provoque disgusto. Lo interesante es que una vez sacado el prejuicio del “robo” de por medio, las canciones resultan refrescantes y entretenidas; pueden dar la sensación de “esto ya lo escuché”, pero a diferencia de Muse, no resulta desagradable: díganme si eso no les pasó en ‘Runnin’ Around’. Siendo un álbum ecléctico, que muta progresivamente haciendo que el escucha se desoriente, es extremadamente ideal para el random del Spotify.

Foto: Facebook Oficial


¿Vale la pena?

Demob Happy no descubrió la pólvora, pero lo suyo tampoco es pólvora mojada. Dueños de un cancionero del cual pueden estar orgullosos, todavía tienen un camino importante por delante, pero dejan claro que los Qotsa no libran solos la batalla de crear un nuevo universo mainstream para la canción. Quizás más que un álbum sea una declaración.
Lo que sucede es que Demob Happy no es el futuro, sino el presente.
Entonces, saboreémoslo.

Recomendados: Liar in your Head, Gods I’ve Seen, Runnin’ Around
Escuchá el álbum completo aquí:

Mirá el videoclip de ‘Loosen it’