Gabriel Grätzer, blusero y director de la Escuela de Blues, se detiene en algunos sucesos relevantes de la historia del blues y sus derivados que marcaron el rumbo del género durante los últimos 100 años.

1918: St. Louis Blues

El blues no era, aún, una música popular conocida y la denominación que se empleaba para definir a los intérpretes rurales era folk o “baladas afroamericanas”. Fue entonces cuando W.C. Handy produjo una revolución cultural al incorporar a su pequeña orquesta el ritmo, melodías y estructuras de aquellos músicos folclóricos y utilizar el término “blues”  para denominar sus nuevas composiciones.  El “St. Louis Blues” fue publicado en 1914 y se constituyó en un éxito descomunal y puso la palabra blues en la consideración popular. Cuatro años más tarde, la Ciro’s Coon Club Orchestra realizó la primera grabación de esta obra que le valió a Handy el apodo del “Padre del Blues”.


1928: Primeras grabaciones de Tommy Johnson

El country blues fue el período formativo más importante de la historia del género y Johnson uno de sus artistas más trascendentes. Su legado es de una importancia vital en la cronología posterior de la música popular. Alcanza con escuchar sus grabaciones del Big Road Blues, Cool Drink of Water, o el Canned Heat Blues que daría nombre al famoso grupo de rock de los ’70.


1938: George Barnes y la guitarra eléctrica

La guitarra eléctrica tuvo su primera grabación comercial el 1 de marzo de 1938. Fue en Chicago para el sello Vocalion  cuando George Barnes la utilizó en “Sweetheart Land” e “It’s a low-down dirty shame” del bluesman Big Bill Broonzy.  Tan extraño era aquel sonido por entonces, que es posible escuchar al propio Broonzy  decir en medio del tema “Play that thing” (“toca esa cosa). Así, nacía el instrumento más trascendente de nuestros tiempos.


1948: Muddy Waters, “Can’t be satisfied”

“El Padre del Blues eléctrico” registró, en abril de 1948, la que sería una grabación fundacional que marcaría las bases de casi toda la música rock.


1958: Go, Johnny, go

Considerada como una obra fundacional del rock & roll, fue escrita en 1955 por Chuck Berry y grabada en 1958. “Johnny B. Goode” derribó las barreras raciales unificando a blancos y negros en un himno que, aún hoy, perdura con la misma vigencia. Lafayette Lake al piano, Willie Dixon en el contrabajo, Fred Below en batería y  Berry en guitarra y voz, grabaron la mítica obra para Chess Records.


1968: el debut de Taj Mahal 

Quedan pocos maestros vivos del blues de estatura mundial. Entre ellos, Taj Mahal, quien, en 1968 debutó  con su álbum Taj Mahal. Ese mismo año publicó un segundo LP, The Natch’l  Blues y participó del mítico Rock ‘n Roll Circus de los Rolling Stones.


Yapa: sale Wheels of fire, de Cream

Un hito del  blues blanco. Se editó como álbum doble e incluye versiones en vivo en el Fillmore, como esta versión de “Crossroads blues”, del legendario Robert Johnson:


1978: se forma Memphis La Blusera

Si bien su disco debut, Alma bajo la lluvia, fue en 1983, la banda más representativa del blues local nació en 1978.


1988: muere el gran “Big O”

Triste efemérides para el 6 de diciembre: fallecía Roy Orbison. Desde su debut en 1956 hasta su épico “Oh, pretty woman”, desde su carrera solista hasta los tiempos de los Travelling Wilburys, Orbison fue uno de los músicos más respetados y venerados de la escena.


1998: Adiós, zapatos de gamuza azul

Pionero del rockabilly e ícono del rock & roll, Carl Perkins falleció aquel  19 de enero. El favorito de George Harrison dejó un legado de clásicos versionados tanto por Elvis Presley o los Beatles, entre tantos otros, como “Blue suede shoes”, “Matchbox” o “Honey don’t”.


2008: Jack White se consolida como líder de la escena

Hoy, con varios proyectos, discos y prensa detrás, el fundador de los White Stripes es una de las figuras más influyentes del rock & roll y, también, un claro heredero del blues y otras músicas populares norteamericanas de principios del siglo pasado. Hace diez años se editaba Consolers of the lonely, el segundo trabajo de los Raconteurs, el supergrupo que Jack formó junto a Brendan Benson.

¿Qué pasará en el universo del blues en 2018?