poralbumv1-510x510Parecía que el día nunca iba a llegar, pero finalmente ocurrió: la superbanda que reúne al mundo instrumental de Rage Against The Machine y Audioslave junto al grupo de rap y hip-hop Public Enemy y a B-Real de Cypress Hill edita su primer LP. Intentando espantar el espíritu de Cornell y el fantasma de Zack De La Rocha, Prophets busca su lugar en la escena para no ser una mera reunión.

La ira

Tom Morello y compañía brillan en el rol que mejor les queda: acompañamiento pesado de hip-hop y rap. Esto es una buena noticia, porque, en el fondo, no es un conjunto que disponga de tantos recursos musicales -y si lo hacen, lo han disimulado muy bien durante todo este tiempo- y este rol les queda como anillo al dedo.
En el pasado, RATM se volvió musicalmente monotemático y, luego de dejarnos algunas joyas, la emoción se marchitó con el tiempo; cuando Audioslave necesitó renovarse, no estuvieron a la altura, lo que los llevó a un incómodo ida y vuelta entre ambas bandas hasta aterrizar en este proyecto. Mismo, los históricamente innovadores sonidos de Morello empezaban a ser una parodia de sí mismos, Brad Wilk forjó una exitosa carrera de sesionista que lo alejaba de proyectos y era cuestión de tiempo para que Tim Commerford decidiera buscar también su camino: la banda tenía fecha de expiración.
Pero parece que se reencontraron como conjunto siendo efectivos en segundo plano. ¡Esto no está nada mal! Son poderosos y compactos, cayendo con peso en cada golpe. Curiosamente, brillan más cuando dejan que los profetas hagan la suya, ya que las canciones o momentos que los tienen como protagonistas son los más flojos (‘Legalize Me’ como arquetipo de la idea) mientras que a la hora de acompañar es cuando las canciones más se benefician. A priori pareciera un paso atrás, pero es sin duda el lugar que mejor les ha sentado en mucho tiempo y es bueno ver que lo acepten y capitalicen.

Los profetas
Cuando nos referimos a Public Enemy (y en menor medida a Cypress Hill), estamos hablando de la élite del mundo del rap contestatario, siempre cerca de lo que era el incipiente rap-metal en los ’90, además de caracterizarse  por no involucrarse en proyectos sin un mínimo de calidad asegurados. Los fans de Public Enemy estaban ahí, tranquilizando a los fanáticos de Rage y pidiéndoles que confíen en Prophets of Rage, que iba a estar bueno. No se equivocaron. La peculiar onda de B-Real matiza perfectamente con los tonos graves de Chuck D, de soberbia performance. Un dueto intenso y con una rítmica vocal propia de aquel que ha rapeado con algo que decir, cantan con más soltura y fuerza que muchos cantantes de rock.

It’s the same old lies
¿Parejo? ¡Y, si! ¡Es un disco de rap, hermano! Y no olvidemos que esa es su principal virtud. Quien no esté al día con el inglés tendrá su paciencia a prueba, pero aun así el álbum puede escucharse de principio a fin, teniendo en cuenta que quizás la segunda vez sea la vencida. Las letras son contestatarias y directas, probablemente el nexo más fuerte entre todas las bandas reunidas y el tema que le da coherencia estilística al álbum.

prophets-of-the-rage-2017
¿Vale la pena?
Lo bueno y lo malo de los supergrupos es que uno ya sabe de antemano que es lo que va a sonar, así que todos están advertidos. Así, Prophets of Rage es la prueba definitiva de que efectivamente Morello y compañía nunca estuvieron aprovechados al 100% hasta hoy y quizás consiguieron su lugar en el mundo. También es bueno escuchar a Public Enemy y Cypress Hill dando un paso adelante en una nueva aventura.
Mientras disfrutamos este disco, queda esperar que no haya sido solo una reunión para desplegar superpoderes y que se propongan hacer una secuela compuesta desde cero, dar broche de oro a la amalgama sonora y que nos lo traigan en vivo sin tener que recurrir a su viejo repertorio: si ocurre, tapien las ventanas porque van a ser una fuerza de la naturaleza.

Recomendados: Who owns Who, Hail to the chief, Take me higher.

Escucha el disco completo aquí:

Mira el videoclip de ‘Unfuck the world’, con la curiosidad de estar dirigido por Michael Moore:


Genero: Funk Rock, Hip Hop, Rap, Rap metal, Rock