royal 1Una de las bandas más prometedoras de los últimos años edita su segundo disco, dispuesta a estrenarlo en simultáneo con el nuevo álbum (ya llegará…) de Queens Of The Stone Age y  responder a la gran expectativa alrededor de ellos. Y aunque los “peros” estén a la hora del día, ver el vaso medio lleno nos permite proyectar un futuro más que interesante y evita que caigamos en la sobreestimación con la que a veces se los considera.

 

 

 

 

Tratando de deducirlo
Hay que reconocérselos: se han arremangado en términos de producción general. Mientras que su primer disco generaba la sensación de que faltaba algo, cuál banda de garage que se conformó con la ausencia de un bajista (o guitarrista si prefieren pensarlo así, pero no se dejen llevar por los instrumentos que usan sino por cómo los usan), How Did We Get So Dark? no deja huecos. Antes, las canciones suplicaban sin respuesta por algunos arreglos corales o instrumentales que las ayudaran a explotar plenamente: hoy ese pedido es atendido –imaginen que la aparentemente sencilla ‘She’s Creeping’ jamás hubiera podido ser concebida en su álbum debut. Este trabajo realmente parece el producto de una búsqueda artística, que si bien puede estar condicionada por su formación, tiene una forma definida. Lo que como dueto-trío no terminaba de cerrar completamente, ahora es compensado con arreglos inteligentes y alguna variación sonora que marca la diferencia. En términos generales, esto suena verdaderamente a un disco mientras que su debut parecía un ensayo de altísima calidad.

Canciones para los sordos
La empresa es más difícil de lo que uno pensaría. No hay acordes de por medio sino riffs apoyados en las melodías, ya que si bien la banda se basa en su energía, no entra en el juego de la suciedad y simpleza del garage -que siempre roza al blues rock- sino que se preocupa por armar canciones de formato y sonido moderno, radiales para casi cualquier emisora, con un sonido gordo y pesado. Y lo logran. Por ende, el universo y los recursos son limitados… y con estas reglas de juego la creatividad lo es todo. Diez canciones con un total de media hora y monedas de duración es lo justo y necesario.

El origen de la simetría
No recomiendo escucharlo dos veces seguidas en un solo día, ya que inevitablemente las canciones empiezan a parecerse entre sí. Pero tampoco podemos caerles con todo el peso: el mundo de su empresa no permite mucha expansión sin traicionar ideales bien llevados. Dentro de todo, recorren casi por completo la reducida área de juego que disponen. Pero hay algo que llama la atención: no terminan de sonar del todo originales. Que suenen parecidos a Queens of the Stone Age (comparen ‘How Did We Get So dark’ con ‘I Sat by the Ocean’) no es ninguna alarma, pero la similitud con Muse –las cabalgatas rítmicas, los coros… las pistas están allí- sí puede despertar algún temor bien fundado: una banda prometedora que terminó siendo de las más fáciles de odiar en mucho tiempo. Habrá que estar atentos.

royal 2
¿Vale la pena?
La verdad es que Royal Blood aún no llegó a «ese lugar», todavía es una banda que promete: ahora que fueron acogidos por el mercado y la escena necesitan reinventarse en lugar de limitarse. Y How Did… es la demostración de que tienen una gran capacidad de evolución y adaptación. Les digo algo: si el crecimiento artístico continúa exponencialmente de esta manera, estamos presenciando los primeros pasos de una de las futuras bandas clásicas. Mientras tanto, tenemos lo que probablemente sea uno de los álbumes con los estribillos mas entretenidos del 2017.

Recomendados: Hole in Your Heart, She’s Creeping, Hook, Line & Sinker

Disco completo:

Mirá el videoclip de ‘Lights Out’:


Genero: Rock