TapaFinal

Pero… ¿Qué pasó…? Nadie dice que el Cuarteto de Nos fuera la octava maravilla ni mucho menos, pero era una alternativa poco pretenciosa y refrescante en la escena argentina -si, son uruguayos, pero somos hermanos en lo que a escena musical se refiere. Entonces ¿¿Qué pasó?? Un manual para desentrañar esta catástrofe, acorde a su título, que esconde una oscura trama del mainstream empresarial.

 

 

 

 

El cuarto poder
Puede resultar difícil para los argentinos pensar que este es el quinceavo disco de la banda, a 33 años de su debut discográfico y 11 de su explosión con el genial Raro. Quizás por eso resulte incómodo “exigirles” algo a esta altura de la carrera (más después de la sorpresa en términos poéticos que fue su predecesor Habla tu Espejo de 2014), y el hecho de que hayan intentado algo nuevo tiene su valor per se, pero creo que cualquiera hubiera preferido el silencio discográfico a esta pieza. Apocalipsis Zombie está bastante cerca de las producciones del Chano o Tan Biónica, la época en la cual Árbol perdió su mística y, porque no, a lo peor de la carrera solista de Gustavo Cordera. Entonces permítanme disentir y despertar suspicacias con respecto a la voz mediática general, ya que los discos mencionados anteriormente fueron descuartizados por la crítica especializada e informal (aunque en los inicios de Tan Biónica no sucedió, y el fenómeno se explica a continuación) pero Apocalipsis Zombie no recibe tal tratamiento; e incluso los grandes medios, mientras se escriben estas palabras, evitan hablar del disco, limitándose a generalidades de gacetilla o a lo sumo mencionar que ‘Gaucho Power’ es una respuesta a las gastadas mundialistas de los alemanes en 2014. ¿Coincidencia que sea el primer disco de la banda con Sony Records?

El que toca nunca baila
Los ritmos que pueblan la gran parte del álbum son los bailables de moda. Era una tendencia que se veía venir en Habla tu Espejo, que si bien no fue recibida de la mejor manera, ahora parece estar a años luz de distancia en términos de calidad musical. Pero Habla… era bailable en un buen sentido, con arreglos, interpretación e intensidad -y lo que no podían realizar vocal o poéticamente lo compensaban con un buen empuje instrumental. En cambio Apocalipsis Zombie usa el beat reguetonero como línea conducente: esto no es un problema en lo absoluto, sino que dicha estética rítmica se transforma en la invitación a un mundo de desagradables vicios comerciales. Todo el disco es igual de chato y superficial, con paupérrimas interpretaciones vocales lavadas por un auto-tuner (“afinador automático”, para aquellos que no lo sepan) y sonidos casi electrónicos que suenan más a un enlatado que a una banda intentando algo artístico.

Puedo escribir los versos más tristes
Para colmo, las letras son básicas en el peor sentido. Las rimas son fáciles y obvias -quizás puedan impresionar a algún preadolescente por el simple hecho de ser nuevo en el mundo de la música, pero apuesto que los de 18 ya no se impresionan tan fácil; usan trending topics (a veces desactualizados) sin contenido alguno queriendo hacerse los profundos, y resulta tan monotemática que se vuelve predecible… una especie de Residente “clase B” sin ingenio. Y no es solo mi impresión: la voz no suena convencida de lo que canta. Uno de los grandes problemas de muchas bandas de la escena nacional es que cuando se toman demasiado en serio a sí mismas pierden el sentido del humor (que no significa ser gracioso, no se confundan), y esto se  vive en primera persona a lo largo del álbum.

Nada es gratis en la vida
Cuando pasa todo esto en algún disco, lo que debe hacerse en busca de respuestas es chequear quien lo produce: así salta el nombre de Cachorro López y el “detalle” de que se trata del primer trabajo que hacen para la discográfica Sony. Enorme parte de la culpa es de él. Las canciones no deberían durar más de dos minutos, el segundo estribillo es prescindible en casi todas y lo que viene después es innecesario sin excepción alguna (excepto, quizás, en ‘Vladimir’) ¡Y nadie puede justificar esos espantosos y trillados arreglos en ‘Nombres’! Para colmo, el community manager ha vendido humo a través de Wikipedia anunciando «se buscará un sonido menos limpio, rescatando lo natural de las grabaciones, cosa que se había perdido en sus últimos trabajos». El resultado no puede estar más lejos de esa gacetilla. Y Apocalipsis… claramente tiene resto para ganar un lugar en la radio, pero sería triste que lo hiciera en lugares bailables (inevitable pensar que allí es donde apuntan, sino muchas cosas no tendrían explicación). Pero no quita culpabilidad a El Cuarteto, ya que ellos ponen su nombre y la cara en este producto.

0016561648

¿Vale la pena?
Parece que en el apocalipsis zombie se dejaron morder por la ambición de sonar en radios pop y perdieron su humanidad -y esa es la versión optimista: la otra sería que se les acabó la nafta y solo les salió este monstruo. Dudo que alguien haya soportado darle más de tres escuchas al álbum completo al igual que yo que, mal que mal, tenía que hacerlo para dar la mejor reseña posible. Si vos sos uno de ellos, dale stop: creeme que hay un mundo mejor para vos allá afuera.

Recomendados: Calma Vladimir, La Bestia
Escuchá el disco completo aquí:

Mirá el videoclip de ‘Apocalipsis Zombie’:


Genero: Electropop, Pop