a3847267793_10

Omar Rodríguez-López – Sworn Virgins/Corazones/Blind Worms, Pious Swine

En otra de sus excéntricas actitudes, el ex guitarrista de At the Drive-In y The Mars Volta, Omar Rodríguez-López, anunció en Junio el lanzamiento de doce discos nuevos antes del 2017, lo que nos daba un promedio de dos discos por mes en lo que restaba del año. A continuación, la reseña de los tres primeros (y hasta el momento, únicos) editados.

Probablemente más de uno intuyó que volverían aquellos trabajos solistas experimentales de Omar que fácilmente pueden ser calificados como “discos de ruido”. Y sin embargo, nos encontramos con la agradable sorpresa de que la primer trifecta editada consiste en composiciones de formato “canción”.

Los álbumes son prácticamente temáticos.
Sworn Virgins suena a resabio de uno de sus tantos proyectos, Antemasque, sólo que mucho más saturado y violento. Oscuro y acompañado de un sonido enfermizo de la escuela de Lydia Lunch, con influencias noventosas del tipo industrial, no resulta necesariamente inteligible pero puede entenderse todo lo que sucede. Los fanáticos de Spinetta, si permanecen atentos, pueden llevarse una inesperada sorpresa en caso que desconozcan la relación de ORL con Argentina.

Corazones, soundtrack de un proyecto fílmico fallido, parece compuesto durante su (breve) tiempo en Bosnian Rainbows; es una placa mucho más calma que Sworn… pero con paisajes dramáticos que logran un buen equilibrio entre el sonido característico de ORL y la corriente más moderna. Al igual que Blind Worms…, posee la influencia sonora de los Arctic Monkeys. Hay baladas tenebrosas y guitarras acústicas, pero siempre predomina un beat pop con una guitarra de suave distorsión y algún que otro guiño a las composiciones de los años sesenta.

Blind Worms, Pious Swine prácticamente combina los dos discos anteriores. Desarrolla la  enfermiza violencia de Sworns… pero con menos saturación sonora, aunque tampoco llegue a la cristalinidad de Corazones. Con canciones que bien podrían ser cortes radiales de alto perfil (ya que nada tiene que envidiarle a la corriente de difusión que abrió Franz Ferdinand hace bastantes años) es el menos lineal de los tres y posee sorpresas que pueden descolocar al oyente, como la irreconocible versión de ‘Lights’ de Ellie Goulding.

Esta vez la extravagante valentía artística de ORL no está necesariamente plasmada en la composición (o al menos as{i lo percibirán aquellos que le perdieron el rastro después de The Mars Volta), así que no esperen amalgamas de tiempos superpuestas a disonancias violentas.
La “rebeldía” de esta catarata discográfica propuesta resulta atractiva pero posee un gran inconveniente: es extenuante la cantidad de material nuevo producido a tal velocidad y resulta casi imposible para los oyentes estar al día dándole a las canciones la profundidad que se merecen. Pero en contracara, éstos oyentes hallarán un buen cauce a la adicción compositiva de ORL, cuya música se encuentra cada vez más calma y “accesible” sin perder su sello característico: la de un prolífico artista que se renueva constantemente -aunque eso signifique simplificar.

Destacados: Sea is Rising, Saturine, Lights.


Genero: Pop, Rock, Rock Progresivo, Shoegaze