Bataclan vuelve al circuito.

La sala Bataclan, ubicada en París, anoche reabrió sus puertas -a un año del atentado terrorista llevado a cabo durante un show de Eagles of Death Metal, que causó 90 muertos- con un emotivo concierto de Sting, ante unas 1500 personas y un exhaustivo operativo de seguridad. «Esta noche tenemos dos cometidos por conciliar. De entrada: recordar a quienes perdieron la vida hace un año, después celebrar la vida y la música en esta sala histórica», dijo Sting, al pisar el escenario a las nueve en punto, para luego pedir un minuto de silencio en honor a las víctimas, de las que dijo que «nunca las olvidaremos».

El ex líder de The Police inició su recorrido musical con ‘Fragilidad’, tema compuesto en los años ’80s en homenaje a las víctimas del Terrorismo de Estado en Chile y usado como bandera en muchos países latinoamericanos que sufrieron dictaduras. El show se prolongó por una hora repasando las canciones de su último disco 57th & 9th.

De está manera, con un amplio operativo de seguridad tanto dentro como en los alrededores de la sala, el Bataclan fue recuperado como sala de rock en Francia.