Por Mauro Cine

 

¿Cuál es el precio de ser un genio? Aquellas personas consideradas “más allá” que el resto de la sociedad siempre vienen acompañadas de historias trágicas. Kurt Cobain, líder de la banda grunge Nirvana, no fue la excepción.

Kurt Cobain: Montage of Heck es un documental escrito y dirigido por Brett Morgen (y producido, entre otros, por la mismísima Frances Cobain) en el que se recopila una enorme cantidad de información que incluye grabaciones, canciones, poemas, notas, entrevistas, fotos y dibujos desde el nacimiento hasta la muerte de Kurt.

El primer aspecto que destaca a este documental de otros del mismo género o temática es la fantástica forma en la que está editado. Por momentos meloso y amargo, dramático y manso, para ser repentinamente alocado e incoherente, Montage of Heck se comporta como el propio cerebro de Cobain. Una yuxtaposición tras otra de emociones y sensaciones que en el estado adecuado toman una lógica casi aterradora. Todo acompañado de bellísimas versiones instrumentales de los temas más famosos de la banda.

El segundo aspecto, y consecuencia del anterior, es la sensibilidad y honestidad con la que se muestra a Kurt y a aquellos a su alrededor. No se disfraza la verdad, o al menos eso aparenta.  Hay momentos en los que es imposible no sonreír en complicidad con el blondo y su picardía; al igual que otros que resultan absolutamente desgarradores. Uno de estos es cuando Cobain se graba a si mismo contando su primer intento de suicidio en la adolescencia en el que se acostó en las vías del tren con bloques de cemento sobre su pecho y esperó la llegada de la locomotora, para que esta pase por la vía paralela, esquivándolo.

Es fácil ver la tormenta que era Cobain tanto para adentro como para afuera de si mismo. Rechazado constantemente por su propia familia, de casa en casa, humillaciones, frustraciones sexuales, adicciones a las drogas, miedo al fracaso, miedo al éxito, contradicciones. Un hombre atormentado sin importar su rumbo.

Montage of Heck no se centra en la música, la utiliza como acompañante e intérprete de la historia que cuenta. Un hombre que no estaba listo para la fama (como lo dice su madre cuando escuchó el disco Nevermind por primera vez) y claramente no estaba preparado para el matrimonio (con la igualmente controversial, y generalmente odiada, Courtney Love) ni para la paternidad. Los pequeños momentos de cordura y amor (Kurt cantándole una bellísima versión acústica de ‘And I Love Her’ de The Beatles a su mujer) visiblemente no serían suficientes.

 

Al público no parecía importarle tanto la vida privada e inestable de Cobain, sino el poder disfrutar de la música de Nirvana, una banda que realmente revolucionó el sonido de la época y se sigue escuchando hasta el día de hoy. Pero tal vez Kurt Cobain no era un “genio”, sino simplemente un hombre extremadamente sensible que fue etiquetado como tal.

 

 

KURT COBAIN: MONTAGE OF HECK

Director: Brett Morgen
Guión: Brett Morgen
Con: Kurt Cobain, Courtney Love, Wendy O’Conner, Don Cobain, Dave Grohl, Buzz Osborne.
Edición: Joe Beshenkovsky, Brett Morgen
Música: Kurt Cobain, Nirvana
Duración: 132 min.
Año: 2015